Mujeres de la ruralidad un ejemplo de constancia

El jueves 27 de julio, mujeres del Distrito Metropolitano se dieron cita para participar en el conversatorio ‘Mujeres emprendedoras de la ruralidad’ organizado por el Municipio de Quito, a través de la Agencia de Promoción Económica ConQuito y el área de Valor Compartido y Sostenibilidad; en el marco de la Cata del Café de Quito 2017, actividad que se realizará el sábado 5 de agosto en el Museo de Sitio de Tulipe desde las 09:00.

Más de 50 mujeres llegaron expectantes para conocer del trabajo y la experiencia de emprendedoras; la jornada inició con las palabras de la Concejala Renata Moreno, representante de la ruralidad y líder del grupo de mujeres emprendedoras ‘Renata Moreno’, durante su intervención recalcó el valioso rol de la mujer en el desarrollo económico y social de la ciudad “somos madres, hijas, hermanas, tías, emprendedoras, amigas, administradoras del hogar y cumplimos todos esos roles al mismo tiempo y lo hacemos bien”.

La Concejala contó la experiencia de creación del grupo de mujeres que actualmente está conformado por más de 100 mujeres de diferentes localidades del Distrito Metropolitano de Quito.

El Panel estuvo conformado por Jenny Samaniego, creadora y gerente de Conexión Chocolate, María Lourdes Maisincho, en representación del grupo ‘Bondades de mi tierra’, María Elena Tasiguano, miembro de la Organización – Proyecto emprendedor y de la Asociación de Mujeres Agrícolas de la Comuna de Llano Grande, Mariana Hidalgo, gerente de RAIZ.EC Centro Cultural Vivencial de Saberes Ancestrales, además de dos panelistas internacionales, representantes de la ruralidad de Honduras y expertas en tema de café, Katia Duke y Julissa Peña.

Cada una compartió los retos que han superado para alcanzar sus metas y llegar a donde están; también compartieron cuáles fueron los factores que determinaron el éxito de sus emprendimientos.

Jenny Samaniego comentó “para mí fue determinante establecer un horario y cumplirlo, así puede hallar el equilibrio entre las demandas del emprendimiento y el tiempo familiar”.

Para María Elena Tasiguano la receta del éxito es amar lo que se hace “les invito a que todas las mujeres que se dedican a la agricultura se sientan orgullosas de su trabajo, sin los agricultores no habría comida en las mesas de los hogares, nosotros hacemos posible que todas las personas se alimenten”. Mariana Hidalgo contó que es una madre y abuela emprendedora “en mi vida he hecho de todo, trabajé en fábricas, empresas grandes y pequeñas, en emprendimientos, y el consejo que les puedo dar es que encuentren la fuerza para salir adelante en sus familias”.

María Lourdes Maisincho habló sobre su experiencia de asociatividad, “como mujeres lo más importante es la comunicación y la solidaridad, debemos hablar, aceptar nuestras diferencias, compartir las alegrías y las tristezas, en nuestra asociación nos ha funcionado, nos reunimos para hablar todos los lunes desde hace 20 años”.

Katia Duke, de Honduras, compartió con las asistentes los obstáculos que se le presentaron al dedicarse al mundo del café y como los afrontó, “para llegar a este momento en el que empiezo a ver los resultados positivos de mi emprendimiento ha sido fundamental el apoyo de mi madre quien ha estado ahí para darme ánimo en cada caída”.

De su parte Julissa Peña, de Honduras, señaló que lo más importante es vencer el miedo “un conocido me aconsejaba que no emprendiera porque mi país estaba en crisis, yo respondí que me dijera un solo año en la historia en la que el país no haya estado en crisis. Lo más importante para emprender es vencer el miedo y entender a la crisis como una oportunidad”.

Al final del conversatorio las participantes compartieron un espacio para poder hablar con las panelistas mientas se daba un show de barismo y degustaban Café de Quito, el mensaje final que se llevaron fue que como mujeres emprendedoras son dueñas de su tiempo, de sus sueños y de sus ideas, esa seguridad les permite hacer posible sus ideas y emprendimientos.

El conversatorio buscó potencializar el liderazgo y el empoderamiento de las mujeres, la sensibilización sobre la inclusión social, económica y productiva en el Distrito Metropolitano de Quito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.