El eje productivo para el adulto mayor genera historias inspiradoras

Desde su Sistema Integral de Atención para el Adulto Mayor, la Unidad Patronato Municipal San José, teje historias de vida. Unas de superación tras una enfermedad, otras que cuentan el descubrimiento de habilidades, muchas de romance y otras tantas que se traducen en alegría, cambio de vida y compañía.

Desde el eje productivo, que es parte del innovador sistema se conocen innumerables casos que han cambiado modificado significativamente la vida de los adultos mayores.

Un ejemplo de la gran diversidad de historias que existen son las de María Mercedes Cando y Jacobo Becerra, ellos son parte de diferentes grupos gracias al apoyo recibido desde el Patronato a través del Sistema Integral de Atención para el Adulto Mayor. Ellos ahora son emprendedores, se sienten productivos y comentan con gran orgullo lo que han logrado.

Oriunda del Carchi vive en Quito desde hace 43 años, cuenta que lavaba ropa ajena, un trabajo bastante duro que lo hizo por muchos años para mantener su casa junto a su esposo que era albañil.

“Mi hija mayor cierto día me dijo mamita porque mejor no hace humitas para vender, yo le enseño, y así fue que empecé hace 15 años empecé a vender como ambulante, recorría muchos barrios para lograr ingresos para mi hogar”, comenta con nostalgia pero también feliz de haberlo logrado.

María Mercedes forma parte del grupo “Reina del Cisne cuarta etapa” de San Juan de Calderón, continúa haciendo sus apreciadas humitas y también quimbolitos. Se siente contenta con la oportunidad que tuvo de haber asistido a los cursos de capacitación que recibió en la Universidad Andina Simón Bolívar.

“Gracias a Dios que nos ha permitido llegar a la Universidad, gracias al Alcalde Rodas que se ha preocupado de valorar a los adultos mayores, el sabe que la edad no impide seguir aprendiendo y avanzar para sentirnos mejor”, así se expresa “Michita”, quien ahora no necesita deambular por las calles con sus productos, es tan conocida en su barrio que van a buscarle sus clientes para comprarle a diario o para hacerle pedidos.

También cuenta haber participado en tres ferias “Trabajo digno para nuestros adultos mayores” organizadas por la Unidad Patronato Municipal San José, con excelentes resultados.

Las frutas deshidratadas de Jacobo

Orgulloso de haber recibido capacitación en la Universidad Andina Simón Bolívar para obtener mayores conocimientos y continuar con sus emprendimientos Jacobo Becerra no oculta su emoción al expresar “gracias al Alcalde Mauricio Rodas a su esposa María Fernanda Pacheco, por haber permitido que gracias a un convenio con la universidad hoy nos sintamos activos y capacitados para desarrollarnos y tener un sustento diario para poder vivir el resto de nuestras vidas”, recalca.

Jacobo es mecánico automotriz, cuenta que trabajó en una ensambladora y se desempeñó como teniente político en Pifo y Calderón hasta que se jubiló. Fue su esposa Martha Ron quien le invitó a que se integre a uno de los puntos 60 y Piquito del que ella fue fundadora del sector Mariana de Jesús en donde participan del taller de actividad física y donde aprendieron a elaborar productos de limpieza y aseo personal.

La pareja de esposos no para en sus emprendimientos, motivados por el apoyo recibido, también se iniciaron en la realización de frutas deshidratadas como: manzana, piña, frutilla, uvilla y mucho más. Con los conocimientos que adquirió en la universidad él se encarga de la comercialización y elaboración, sus productos tienen un costo de entre USD1 a USD2.50.

Las historias de vida son diversas entre los usuarios del Sistema Integral de Atención para el adulto mayor, pero hay mucho que comparten desde todos los talleres y programas que mantiene la Unidad Patronato y eso les permite encaminarse a todos por igual hacia un envejecimiento feliz, saludable y productivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.