Un feriado de campeonato en las canchas sintéticas de Quito

Entre las múltiples actividades que brindan los espacios públicos de la ciudad para este feriado, en los barrios capitalinos las alternativas recreativas también se extienden a la práctica del fútbol, en las nuevas plataformas de césped sintético construidas por el Municipio de Quito.

Actualmente existen cerca de 50 canchas sintéticas renovadas, que son parte de la nueva imagen barrial. En su mayoría, la utilización de estos espacios deportivos es administrada por las Ligas Barriales, a través de los directorios y clubs deportivos se organizan en el mantenimiento y cuidado de la infraestructura, mediante las mingas y otras formas de organización que garanticen el buen estado, y la adecuada conservación de las obras entregada.

El proyecto que se ejecuta a través de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas EPMMOP, se encarga de transformar la infraestructura en los sectores y barrios de mayor demanda. Así contamos, en la zona norte con canchas en Carcelén BEV, La Pampa, El Edén, José Martí, La Luz, La Floresta, en el parque México, y Pisulí. Los deportistas del sur de la ciudad desarrollan sus campeonatos en las canchas del sector de la Tribuna del Sur, en el Parque de Santa Ana de la Villaflora, Palmar de Solanda, Clemente Ballén, San Martín de Porres, y la nueva cancha de Turubamba de Monjas, inaugurada el pasado 25 de octubre de este año.

En el Valle de Chillos, el barrio Alma Lojana, y la Liga Barrial San Juanito, también desarrollan sus campeonatos en nuevas canchas; pero además, quienes visiten los parques metropolitanos como La Carolina tienen la posibilidad de disfrutar de 14 canchas sintéticas, realizando previamente la reserva en las oficinas de la administración del parque.

Si el fútbol es una opción en su feriado, disfrútelo junto a su familia y viva la pasión del futbol barrial. Recuerde respetar la normativa de uso, como el implemento adecuado; zapatillas deportivas, evitar ingerir alimentos, bebidas, fumar, o arrojar desperdicios que dañen o deterioren la grama sintética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.