Adultos mayores disfrutaron en las aguas de Papallacta

Dentro de los paseos turísticos que realiza la Unidad Patronato Municipal San José, 76 adultos mayores, de la parroquia Cumbayá, estuvieron listos, con sus trajes de baño multicolor, a las 08:00 en punto esperando que dos unidades de transporte municipal, gratuito, los lleve hacia el noroccidente, a las Termas de Papallacta, para vivir un día de alegría y diversión. Esto sucedió a primeras horas de este jueves 16 de noviembre de 2017.

Dentro de los paseos turísticos que realiza la Unidad Patronato Municipal San José, 76 adultos mayores, de la parroquia Cumbayá, estuvieron listos, con sus trajes de baño multicolor, a las 08:00 en punto esperando que dos unidades de transporte municipal, gratuito, los lleve hacia el noroccidente, a las Termas de Papallacta, para vivir un día de alegría y diversión. Esto sucedió a primeras horas de este jueves 16 de noviembre de 2017.

“Ojalá pueda ver los osos” dijo Guadalupe Reinoso, mientras se acomodaba a la ventana. Los adultos mayores suben a paso lento, unos con bastón otros sujetándose fuerte de sus parejas o de Luz María Montenegro, una de las 4 promotoras comunitarias que acompañaron a los adultos mayores en este paseo.

Luego de casi 2 horas de viaje, Papallacta los recibe con un cielo límpido, un verde paisaje en sus colinas  y una  temperatura que bordea los 40 °c en las aguas termales.

Antes de ingresar a la piscina, los adulto mayores se toman la presión ¡Todos perfectos!, tardaron  contados minutos en cambiar su chompas, pantalones, chalinas y sombreros por sus trajes de baño. La calidez de las aguas humeantes tiene propiedades medicinales y curativas gracias a sus sales de azufre, bicarbonato, hierro y magnesio, minerales que alivian el estrés, ayudan al tratamiento de artritis, artrosis, reumatismo, dolores de articulaciones y huesos; problemas respiratorios como asma amigdalitis.

“Cómo no voy quererle, si estamos 60 años juntos, por eso mismo le traje acá porque estas aguas le hace bien para su artrosis”, dice Luis Cando de 82 años, al referirse a su esposa Nicolaza Andrango, de 84 años, (Quien además perdió casi en un 90% la audición).

Teresa Gómez, es la más adulta del grupo, tiene 89 años, habla poco, pero dice que el calor del agua la relaja y desinflama los músculos. Las aguas termales activan la circulación sanguínea y mejora la oxigenación de la zona afectada.

Los paseos turísticos son fundamentales dentro del eje recreativo del Sistema Integral de Atención al Adulto Mayor, que desde el 2015 han beneficiado a más de 4.500 adulto mayores, gracias a un convenio con Quito Turismo y que en esta ocasión convocó a Adultos Mayores de los barrios Rojas, Lumbisí, San Francisco de Pinlla y San Juan Bautista de la parroquia Cumbayá.

El Patronato Municipal San José continuará con los paseos turísticos con el objetivo de que los adulto mayores sean personas “Felices saludables y productivas”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.