Los coches de madera son parte de la historia de Quito

Era la década de los 40 en Quito y en los barrios tradicionales los jóvenes de ese entonces disfrutaban jugando a las bolas, marros, escondidas, rayuela, trompos, cocos, billuzos; los niños untaban cascara de plátano o cera en tablas y se deslizaban por las empinadas calles empedradas del centro de Quito en una frenética carrera que terminaba con los pantalones rasgados y un jalón de orejas.

Jorge Aguilar tenía 8 años cuando vivía en el barrio de la Victoria, cerca del cementerio de San Diego, junto a una carpintería donde construían juguetes de madera; un día se le ocurrió pedirle al maestro que le construya un coche de madera y el artesano accedió y le fabricó uno con los retazos que sobraban en el taller.

La gallada del barrio, a las 5 de la tarde, cuando ya no había carros o policías daban rienda suelta a la alegría y realizaban frenéticas carreras, y como en las grandes carreras el grito que se escuchaba era: ”en sus marcas, listos, fuera” y partían desde la puerta del Cementerio de San Diego, recorrían la Imbabura, giraban por la 24 de Mayo y si no se volcaban llegaban hasta la calle Venezuela.

La gente disfrutaba de esta singular diversión, los niños rompían sus pantalones, una que otra rotura de cabeza que era curada con la tela del huevo, también se daban raspones pero se levantaban y seguían como si nada hubiera pasado, pero los padres que les esperaban al final del trayecto les retaban y llevaban a la casa con una infaltable letanía.

Cuando Jorge tenía 11 años nació su hermano Marco quinen desde que tenía tres años veía las raudas carreras que se realizaban en el barrio y también se apasionó por esta actividad.

Estos jóvenes crecieron y en el año 1970 trabajaban en embotelladora de Coca Cola y con el propósito de darles un día de alegría a los enfermos del Hospital Baca Ortiz, decidieron con el apoyo de la embotelladora, realizar una carrera de coches de madera que partió desde el Hotel Quito por la 12 de Octubre, La Colón y culminó en la Seis de Diciembre. En esta primera carrera participaron 25 coches.

Estos enamorados de las carreras, decidieron implementar oficialmente las carreras; buscaron varias rutas y establecieron que se realizaran en la época de Fiestas de Quito en la Avenida las Casas, en la Río de Janeiro y en la calle Mejía.

Poco a poco esta actividad se hizo parte de la historia de Quito y desde hace 44 años se efectúan estas carreras que atraen a miles de personas, los participantes son gente enamorada de esta actividad familias enteras de diferentes barrios de la ciudad construyen estos bólidos, pero eso sí, deben ser 100% madera.

Bajo la coordinación de la Empresa Pública Metropolitana de obras Publicas y Movilidad como parte de las Fiesta de Quito 2017, se realizarán tres carreras: La primera el sábado 25 de noviembre desde las 08:30 en la calle Las Casas, desde la calle Ricardo Villavicencio hasta la calle Gaspar de Carvajal; la segunda manga el 30 de noviembre a las 19:00, en la calle Río de Janeiro, desde la Nicaragua hasta la Venezuela y la gran final el 3 de diciembre, desde 08:30, en la calle Mejía desde la calle López hasta la Venezuela.

La EPMMOP, colabora en su desarrollo de esta histórica carrera, como una forma de reactivar los espacios públicos, fomentar el encuentro familiar, la buena vecindad y propiciar la conciencia ciudadana en torno al buen uso de los espacios.

Las categorías con las que se contarán son: A, participantes de 6 a 9 años, con un coche de hasta 60 libras; Categoría B, con participantes de 10 a 12 años, con un coche de hasta 80 libras y la Categoría C con concursantes de 13 a 16 años, con un coche de hasta 100 libras.

Los coches requieren ser construidos únicamente con madera y no está permitido que las llantas sean de rulimanes, sino que deben estar revestidas con caucho de llantas usadas. Además, deben utilizar protección en todo momento, (casco, rodilleras y coderas).

El ganador absoluto se hará acreedor a 500 dólares; el segundo lugar dentro recibirá un premio de 300 dólares y el tercer lugar se hará acreedor a la suma de 200 dólares.

Al igual que el año anterior, esta edición también contará con la categoría damas y la niña que alcance el mejor tiempo recibirá un reconocimiento especial con un premio económico de 200 dólares.