Quebrada recuperada une a vecinos de San Antonio de Pichincha

La limpieza de kilómetro y medio de la quebrada, 3 mil árboles sembrados, 50 mingas de reforestación, 500 estudiantes participando en actividades ambientales son algunos de los resultados del trabajo, de los últimos dos años, en la quebrada Santa Ana de la parroquia San Antonio de Pichincha.

La actividad se enmarca en el proyecto ´Mi quebrada recuperada´ que desarrolla el Municipio de Quito, por medio de la zona La Delicia y la Secretaría de Ambiente, cuyo objetivo es reducir los niveles de contaminación y vulnerabilidad existente, mejorando la calidad ambiental de estos espacios.

“Este lugar era guarida de ladrones, un sitio insalubre, abandonado y foco de contaminación para la parroquia”, comenta Yadira Herrera, del Frente de Barrios de la quebrada Santa Ana, quien lidera, junto con su padre y 20 vecinos, esta iniciativa para contar con un área verde, en esta parroquia del norte de la ciudad.

Pamela C. de 17 años, en cambio, es estudiante de la Unidad Educativa Mitad del Mundo. Ella es parte de los 500 estudiantes que han participado en las labores ambientales en la quebrada. “Comenzamos a plantar los árboles en noviembre de 2015, cuando estaba en 1ro de Bachillerato, ahora he perdido la cuenta de los árboles que he sembrado” menciona, mientras coloca el hidrogel en una planta de cholán que está preparando para la siembra.

Pero la intervención no se limita solo a la reforestación. Gracias a la EPMAPS la quebrada cuenta con interceptores de aguas servidas; la maquinaria municipal se encargó de la limpieza y la conformación de terrazas y taludes, recuperación de la cobertura vegetal y conformación de senderos de circulación peatonal.

Este trabajo motivó la intervención del Municipio de Quito, mediante la ejecución de varias obras. Con una inversión de USD 212 728 se construirán una cancha sintética de 30×20 m. en el área adjunta a la quebrada, contará con cerramiento y tribuna; un paso peatonal elevado sobre la quebrada, con estructura de hormigón armado; un paso vehicular mediante un relleno técnico, con el fin de extender la calle José Mejía Lequerica; juegos infantiles y caminerías.

Mediante estas acciones municipales se contará con un área reforestada, limpia, segura y con equipamiento vial y peatonal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.