Quito apagó sus luces en la Hora del Planeta

Por 60 minutos, El Panecillo y varias cúpulas de las Iglesias en el Centro Histórico se apagaron como una muestra de la lucha contra el cambio climático y con la finalidad de que cada persona, empresa, institución o comunidad aporte con su iniciativa para un futuro sostenible.

Por tercer año consecutivo, Quito fue protagonista a nivel mundial de la celebración de La Hora del Planeta, con actividades que se desarrollaron este sábado 24 de marzo en el centro de la urbe.

Mauricio Rodas, alcalde Metropolitano, señaló que “Quito con mucho entusiasmo se suma a esta iniciativa como parte, además, de una visión mucho más grande que estamos impulsando: la de avanzar hacia un ciudad sostenible, por ejemplo con proyectos de movilidad sostenible como el Metro de Quito o el proyecto Quito Cables. Estamos emprendiendo este año un esquema de compra de buses y trolebuses eléctricos para el sistema de transporte público metropolitano, está planteado, también, la incorporación de taxis eléctricos en el presente año para operar en la ciudad a parte de las acciones que tenemos en marcha en materia de la descontaminación de los ríos”, comentó la mañana de esta sábado durante la inauguración del Anillo Vial Collaquí.

La Hora del Planeta es un esfuerzo global por enviar un mensaje claro respecto a la importancia de cuidar nuestro planeta, de combatir de forma efectiva el cambio climático que tanto está afectando a todo el mundo, concluyó el Burgomaestre.

La Hora del Planeta se inició en el 2007 en Australia. La celebración se cumple de manera simultánea en varias capitales del mundo, como París y Madrid, entre otras se lo hace con apagones por 60 minutos de los principales monumentos como una forma de ratificar el compromiso institucional y ciudadano y como una forma de darle un respiro al planeta y reducir la huella de contaminación generada por las diversas actividades productivas, a nivel internacional.

La jornada inició con la presentación de la Metro Band y a las 19h00 se realizó el apagón, por una hora, del monumento a la Virgen del Panecillo. El Municipio del Distrito Metropolitano de Quito ratifica, de esta manera, su compromiso de cuidado del ambiente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *