Secuestrados en la frontera con Colombia recibieron homenaje Post Mortem

En Los Salones Protocolarios, el alcalde Mauricio Rodas entregó a los familiares de los periodistas secuestrados en la frontera con Colombia,  la mención de honor por servicios relevantes a la ciudad Marieta de Veintimilla,  Post Mortem, a Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra, equipo periodístico del diario El Comercio.

Este equipo de gran calidad profesional se hizo acreedor de diversos reconocimientos y galardones, evidenciando su trayectoria y la larga carrera periodística, encargado de hechos noticiosos trascendentales e importantes para el país, en las áreas como las siguientes: política, seguridad, deportes, cultura, entre otros.

En ejercicio de sus actividades profesionales, los periodistas se encontraban realizando la cobertura de los hechos suscitados, durante los primeros meses de este año en curso, en la frontera norte y el 26 marzo, fueron secuestrados y, cobardemente, asesinados por grupos armados irregulares.

Este  hecho público ha conmocionado  a la sociedad quiteña y ecuatoriana. Por tanto, es deber de las autoridades del municipio dejar constancia pública el reconocimiento y agradecimiento  a estos profesionales  que construyen un ejemplo  y entrega total, enfrentando retos de diversa índole, con el fin de informar a la ciudadanía sobre los asuntos de interés general.

El alcalde Mauricio Rodas manifestó que es justo y merecido otorgar  a las familiares la mención de honor Marieta Veintimilla por los servicios relevantes a la ciudad y el país. “Sin duda la forma más digna de morir es haciendo lo que uno ama. Hoy, Quito está de luto y todo el Ecuador porque este equipo periodístico del diario El Comercio, una institución profundamente quiteña y de enorme prestigio, ha sufrido una irreparable pérdida al igual toda la sociedad ecuatoriana”.

El Burgomaestre  reiteró la solidaridad y  condolencias por el profundo espíritu de dolor de los familiares, tanto de los periodistas, como de los militares que murieron en la frontera.

“Quito y Ecuador han cambiado para siempre  porque se espera una lucha dura y compleja y es necesario unirse  para respaldar a las instituciones de seguridad del estado para que pueda retornar la paz, armonía y seguridad a la patria. La muerte de los tres periodistas inspira esta lucha”, reiteró el Alcalde.

Ricardo Rivas, hermano de Paúl, indicó que Dios puso su mirada en las tres personas que tenían valores profundos como: sencillez solidaridad y amor. “No hace falta que estén presentes, cuando estuvieron en este mundo pudieron derrochar esos valores a través de las personas que los conocieron.  Cada vida tiene un propósito. Agradezco a la ciudad de Quito, al Alcalde y al Concejo por esta condecoración”, indicó Rivas.

Cristian Segarra, hijo de Efraín, resaltó que ningún acto terrorista borra los valores de los periodistas. Su muerte no será olvidada por las familias y por todos los ecuatorianos. “Jamás descansaremos hasta que el país tenga la libertad que siempre tuvo. Jamás será un dolor en nuestros corazones sino que el amor de ellos prevalecerá. Nadie nos quitará la sonrisa que dejaron. El legado y su honor vivirá por siempre”, señaló Segarra.

Galo Ortega, padre de Javier, agradeció por toda la solidaridad local, nacional e internacional. No se logró recuperarlos sanos y salvos, lo que se pide ahora es el retorno de sus cuerpos.

Santiago Zeas – Secretario de Comunicación del Municipio de Quito, indicó que  el 26 marzo de 2018 marca un antes y después en el periodismo ecuatoriano, es una trágica fecha  y uno de los capítulos más tristes de su historia  como es el  secuestro y despiadado crimen de los periodistas de El Comercio. Desde entonces representa para el  periodismo nacional, sobrellevando el desgarrador dolor de esta irremediable pérdida con dignidad y profesionalismo inconmensurables.

“Paúl fue un compañero de trabajo, cuyas vivencias  se extendieron por 12 años y cuya  rigurosidad, precisión, equilibrio, vocación, sensibilidad pasión y valentía,  pero sobre todo, bondad fueron los principios que cobijaron su reconocida trayectoria en el campo de la comunicación social, de igual forma sus compañeros. Ellos tenían un  norte claro  para que los quiteños tengan el derecho de estar informados, reconocer las diversas realidades del país y ejercer su libertad de expresión”, manifestó Zeas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.