Bicicletas gigantes hacen respetar a los ciclistas

El respeto por el ciclista está en la memoria colectiva de todos los quiteños y en el paisaje urbano. Se trata de 5 bicicletas gigantes, ubicadas al norte de Quito y en Cumbayá, con el propósito de generar conciencia ciudadana, respeto y sensibilidad ante los cientos de muertes de ciclistas y peatones en las vías.

Al norte de Quito, en la avenida 10 de Agosto y en el sector de La Y se encuentran tres de estas esculturas, que son una réplica de un tatuaje que llevaba Salomé Reyes, una ciclista quiteña de élite, atropellada mortalmente en 2012 por un autobús.

En Cumbayá, se encuentra el Parque Salomé Reyes, bautizado en su recuerdo. Este espacio está en el barrio San Antonio de Tolagasí, a un costado de la vía Interoceánica, frente al Club Deportivo El Nacional, a pocos metros donde hace 6 años sucedió este hecho lamentable.

Ahí también se puede apreciar una de estas bicicletas, y un gran mural que retrata la búsqueda de una movilidad inclusiva y coexistencia pacífica, en la cual los peatones, ciclistas y conductores transitan seguros en las vías.

La última escultura de la bicicleta esta ubicada en el Puente Baquerizo Moreno, un lugar de tránsito para los cientos de ciclistas que utilizan la Ruta El Chaquiñán y para quienes se movilizan en los valles orientales.

La bicicleta como medio alternativo de transporte es uno de los temas donde se hace hincapié, siendo así, la actual administración promueve el desarrollo del Plan Integral de Infraestructura Ciclista que permite la implementación de circuitos conectados entre varios sectores del Distrito Metropolitano de Quito.

De la misma manera, dando énfasis en el respeto a la vida y a toda manera de movilización, se puede mencionar la actual Campaña “El Quinde te cuida, todos somos peatones” que prioriza la seguridad de todos los actores viales del Distrito.

Las 5 esculturas gigantes en forma de bicicleta es un arte que perdura y genera conciencia; donde una ciudad incluyente y participativa es posible, si se trabaja en comunidad y todos respetamos las señales de tránsito, ocupando el lugar designado para cada uno, peatón, ciclista y conductor.

Cabe destacar que, desde la muerte de Salomé Reyes, su familia no ha descansando en la lucha por el respeto a la vida, siendo así, el fin de semana pasado colocó en unos árboles del Parque Algarrobos, cintas de color rosado con el nombre de la ciclista fallecida, un pequeño acto conmemorativo. Este proyecto fue desarrollado por la Epmmop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *