Rubén Salazar 33 años de entrega al servicio de la ciudad

Labora desde hace 33 años en la municipalidad de Quito y su vida laboral ha transitado por diferentes entidades, como la Dirección de Avalúos y Catastros y la Administración Zonal La Delicia, es Rubén Salazar Pazmiño, un servidor municipal, con amplia experiencia en el área de catastros.

“El Municipio me dio la oportunidad de terminar mis estudios de Ingeniería Civil, en la Universidad Central y desde 1985 esta institución es parte de mi vida. Mis mejores años se los he entregado” indica

Recuerda que una de sus primeras tareas, cuando ingresó a la institución, fue la participación en la recopilación de la información para el catastro digital. Para ello, recorrió, casa a casa, por barrios como El Condado, la Lucha de los Pobres, Quito Tenis; los sectores de La “Y” y la América; y las avenidas 10 de Agosto y 6 de Diciembre.

“Tomábamos la información del predio: nombres del propietario, datos de escritura y del registro de la propiedad, años de construcción, número de pisos. Esta información era necesaria para hacer el avalúo”, comenta.

Se confiesa amante de la naturaleza. Por ello hace 6 años adquirió una propiedad en el noroccidente de Pichincha. “Me dedico a sembrar yuca, plátano, piñas, limones, naranjas; esto me desconecta de la rutina y me ha inyectado nueva energía”, indica.

Por otra parte, menciona que su familia es parte fundamental de su vida. Junto con su esposa, con quien está casado 34 años, maneja un negocio. Tiene 3 hijos de 32, 30 y 27 años. “Ellos son mi todo, sin ellos estaría en la mitad del desierto”, afirma.

A Rubén le falta un año para salir de la institución, por ello asegura que será nostálgico dejar el Municipio. “Sí, seguro extrañaré la actividad municipal, todo lo vivido, mis compañeros, pero por otra parte, es el momento de disfrutar de mi familia” confiesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.