Barrio San Virgilio de Conocoto cuenta con una nueva vía de ingreso

Cerca de dos décadas tuvieron que esperar los moradores del barrio San Virgilio, de la parroquia de Conocoto, para que la calle José María Egas, el único ingreso con que cuentan, sea adoquinada por el Municipio de Quito a través de la Administración del Valle de Los Chillos. Este miércoles 9 de mayo se entregó oficialmente esta obra.

La administradora del Valle de los Chillos, Ivonne Endara, indicó que en los presupuestos participativos 2017, los moradores de este barrio priorizaron la construcción de esta vía de acceso, obra que fue ejecutada por el Municipio de Quito bajo la coordinación de la administración de la Zona de los Chillos, esta vía era un chaquiñán, en invierno era un lodazal y en verano una polvareda.

La inversión de esta obra es de 84.408 dólares que incluye bordillos, aceras, mallas del área deportiva y el adoquinado de 200 metros lineales; los beneficiarios directos son cerca 500 moradores y cerca de 2.000 personas que circulan hacia otros barrios por esta vía.

La Administradora enfatizó que, en el Valle de los Chillos, en el 2017, se realizaron obras a través de los presupuestos participativos en varios sectores con una inversión de 400.000 dólares y en este 2018 se ejecutarán obras con un presupuesto participativo de 500.000 dólares.

La presidenta del barrio San Virgilio, Mercy Sigcho, indicó que por muchos años su barrio fue olvidado por parte de las autoridades municipales, desde hace décadas el ingreso era de tierra y provocaba graves problemas, pero ahora es una gran alegría recibir esta obra que cambiará la vida de los habitantes de éste y de los barrios aledaños.

“Esto era terrible, no había veredas, no había bordillos y era un lodazal por donde nuestros niños tenían que salir o entrar para ir a clases, los vehículos no podían circular; ahora nos sentimos muy bien porque como dice el alcalde Rodas todos los quiteños tenemos derecho a vivir bien”, dice doña Mercy.

Antonela Carrillo, estudiante del colegio Simón Bolívar, recuerda que por muchos años soportó la falta de una vía de acceso, cuando llovía tenía que salir con botas, y en la vía principal se cambiaba de zapatos, o para salir tenía que darse la vuela por una vía que se encuentra unas cuadras más abajo, esto provocaba que se atrase al colegio.

“Ahora con esta nueva vía puedo circular con facilidad, no me atraso a clases, no me ensucio y creo que las cosas han mejorado, me siento muy contenta por esta obra que ha ejecutado el alcalde Rodas”, dijo Antonela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *