Alcalde Rodas habilitó el puente Villorita que conecta la av. Simón Bolívar con Pusuquí

El proyecto vial de la Prolongación Simón Bolívar es una de las obras emblemáticas de la ciudad, que está solucionando los problemas de movilidad de las dos principales salidas nororientales de la ciudad de Quito, por la Mitad del Mundo y Calderón. Desde este viernes 15 de junio, los 15 kilómetros de la nueva red vial entran a funcionar en su totalidad.

El alcalde Mauricio Rodas habilitó a la circulación del segundo tramo de la prolongación Simón Bolívar  que va desde Tajamar (Ciudad Bicentenario) hasta Pusuquí,  que incluyó la construcción del puente Villorita.

El Burgomaestre dijo que se está habilitando el segundo y último tramo de la prolongación de la Simón Bolívar. Esta que se convierte en una de las principales autopistas de la ciudad, va servir a más de 380 mil personas que circulan y viven en el sector .

Esta mega obra de carácter integral se realizó en dos etapas constructivas: la primera desde Carapungo a San Antonio de Pichincha de 12.1 km, 6 carriles una ciclovía, 6 redondeles y el puente de los Pájaros de 195 metros de longitud construido con la técnica de lanzado de vigas

Hoy se habilita el tramo II, que comprende 2.7 kilómetros de vía, enlazando la movilidad entre Pusuquí y Tajamar, atravesando el Río Monjas por el nuevo puente Villorita, infraestructura vial de 185 metros de longitud. La obra tiene una inversión global de 122.9 millones de dólares.

De esta manera se cierra el anillo periférico del Distrito Metropolitano que elimina varios cuellos de botella de congestión vehicular  en el cruce de la Panamericana y Simón Bolívar que fue resuelto gracias al intercambiador Carapungo, descongestiona la Manuel Córdova Galarza, y crea un nuevo enlace con la vía Calacalí la Independencia, disminuyendo los traslados de tiempo de 45 a 15 minutos.

Gracias a un convenio realizado con la Empresa Eléctrica Quito iniciarán los trabajos de  iluminación de  toda la Simón Bolívar en pocos días. Estas obras se realizarán a cambio de prestaciones de la venta de una línea de transmisión, iluminación de determinados espacios públicos de la ciudad y la creación de un museo  que evoca el trabajo  de la iluminación experimentado  por la ciudad a lo largo de la  historia.

Con parte del crédito de 134 millones se construirán  6 puentes peatonales. El trámite está pendiente en el Ministerio de Finanzas para que haga el respectivo registro.

“Cuando construimos el metro, repotenciamos el trolebús, ampliamos la Ecovía a de Quitumbe a Guamani, los  intercambiadores de Carapungo y De Los Granados intentamos devolverles el tiempo a los quiteños  para que este tiempo extra se lo dedique a la familia”, reiteró el Alcalde.

Varios moradores recorrieron el nuevo puente Vellorita y expresaron su beneplácito por la obra entregada. Rogelio Díaz indicó que esta obra es una maravilla. “Hay que aplaudir estas obras que se están terminando, dando un espacio maravilloso para las comunidades aledañas junto al puente Villorita”, informó Díaz.

Jorge Cueva, morador del sector, señaló que este obra es  magnífica, muy importante para los moradores del sector porque acorta tiempo para el trabajo y mejora la movilización del barrio.

Segundo Colcha, de  ciudad Bicentenario, agradeció al Acalde por esta obra, con este puente ya puede cruzarse a la Occidental,  a la Escuela de Policía de Pusuquí, en poco tiempo y ayudará a traer más transporte al sector.

Datos de la vía

El Tramo I, habilitado en febrero del 2018, comprende la conexión que enlaza la movilidad de forma directa entre el Intercambiador Carapungo y el redondel de San Antonio de Pichincha, un recorrido aproximado entre 15 y 20 minutos, con límite de velocidad de 60 km/h definida por normativa de seguridad para peatones y conductores.

El Tramo II, estratégicamente libera la carga vehicular entre Quito y las parroquias del noroccidente: Pomasqui, San Antonio, Mitad del Mundo, Calacalí. Además, permite la conexión con los barrios y parroquias del nororiente como Calderón; además conecta con el cierre de la red arterial interprovincial del norte del país.

El proyecto fue ejecutado con la inversión financiera del EXIMBANK y del Municipio de Quito a través del presupuesto de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (EPMMOP).

La Prolongación Simón Bolívar genera alrededor de 22 nuevas conexiones viales entre el Intercambiador Carapungo hasta enlazar con la autopista Manuel Córdova Galarza en Pomasqui y San Antonio de Pichincha.

El proyecto general influye directamente a cerca de 24 sectores barriales, y 4 parroquias, superando una población promedio de 180 mil habitantes en 1 km a la redonda, y más de 380 mil en un rango de 3 km.

La proyección vehicular de acuerdo al diseño de pavimento, espera soportar una carga vehicular de 113 mil vehículos al día, considerando el crecimiento poblacional de las urbanizaciones aledañas, el crecimiento automotor, nueva ruta a las zonas turísticas, y vía de salida de la ciudad de Quito.

La vía tiene seguridad vial y peatonal con reductores de velocidad.Además  ornamentación de espacios públicos y trabajos de arbolado en las áreas verdes, parterres y 6 redondeles con especies naturales. Se colocaron 1661 unidades arbóreas y 41.500 plantas ornamentales.

Además la Epmmop hizo el mejoramiento en las vías de conexión a la nueva Prolongación Simón Bolívar y rutas alternas de movilidad temporal:  Eloy Alfaro, Calle N76, Calle N86A, Av. De las Palmeras, Quinta Avenida, calle Marieta de Vintimilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *