Continúa el rescate del Patrimonio Religioso en las parroquias del Distrito

La Alcaldía de Quito, en el marco del Programa de Preservación del Patrimonio Cultural del Distrito Metropolitano, continúa con la conservación y restauración de los bienes muebles patrimoniales de las iglesias de 10 parroquias rurales; el avance es del 85%.

Esta intervención, a cargo del Instituto Metropolitano de Patrimonio, contempla la conservación y restauración de pintura mural, pintura de caballete, esculturas, retablos, puertas, púlpitos, mobiliario y vestimentas litúrgicas, entre otras obras patrimoniales de diferente tipología.

Los trabajos realizados tienen como objeto valorar y rescatar los bienes culturales patrimoniales muebles pertenecientes a iglesias de 10 parroquias rurales, como elementos esenciales de la identidad local y distrital.

La intervención ha permitido recuperar los bienes muebles de las iglesias de las parroquias de Pomasqui, Puéllaro, Nono, Tumbaco, Yaruquí, Cumbayá, Conocoto, La Merced, Píntag y Amaguaña.

De esta forma, en la intervención se incluyen alrededor de 80 esculturas de madera, 16 obras de pintura mural de diferentes dimensiones y temáticas y 33 pinturas de caballete. Además se realizan trabajos en madera y metales, llegando a cubrir alrededor de 200 bienes muebles patrimoniales.

Además de la recuperación de estas importantes piezas, lo que se busca es salvaguardar este patrimonio cultural para el disfrute y conocimiento de la sociedad; por lo que se prevé, en un futuro muy cercano, realizar actividades de difusión y socialización de estas obras de arte, que además son objetos de gran devoción por parte de los habitantes de las parroquias.

El trabajo en los talleres instalados en las parroquias de Amaguaña, Pomasqui, Tumbaco y Nono es minucioso y detallado. Con mucha paciencia, dedicación y amor al patrimonio, 22 restauradores y 8 carpinteros, recuperan valiosas obras del patrimonio cultural de las parroquias rurales.

Entre los bienes muebles recuperados destaca la escultura del Señor del Árbol, propia de la parroquia de Pomasqui; al igual que la pintura figurativa de “La Última Cena”. En Tumbaco, en cambio, los trabajos se han centrado en seis pinturas murales de la iglesia antigua y textiles litúrgicos. Por otra parte, en todas las parroquias se realizan trabajos en esculturas.

Esta intervención tiene un presupuesto de más de $ 190 mil dólares y prioriza la conservación. Solo en los casos que sea necesarios se llega a niveles de restauración.

En todas las parroquias en las que se ha intervenido se han realizado reuniones con la comunidad para difundir la importancia del patrimonio que se custodia en cada uno de estos lugares. En este sentido se ha logrado que a través de los párrocos se transmita este mensaje a los feligreses.

Es importante señalar que al final de la intervención, se entregará a cada parroquia un manual que exponga tanto la intervención realizada por el Instituto Metropolitano de Patrimonio; pero que también indique técnicas y procedimientos básicos para un adecuado mantenimiento de estos bienes por parte de la ciudadanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.