El Centro Comercial Pasaje Sanguña ya es una realidad

La Alcaldía de Quito, a través del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP), concluyó la construcción e implementación del nuevo Centro Comercial Pasaje Sanguña, ubicado en el sector de ‘La Ipiales’ en el centro de la ciudad.

La obra enmarcada en el Plan Integral de Preservación y Embellecimiento del Centro Histórico, emprendido por la Alcaldía de Quito, concluyó luego de siete meses de trabajo.

Se contemplaron siete bloques constructivos para 208 beneficiarios, los que cuentan con servicios comunitarios e infraestructura bajo el estricto cumplimiento de la normativa arquitectónica y urbanística vigente en la ciudad.

La intervención, a cargo del IMP, comprendió en un primer momento, trabajos de compactación del suelo, soterramiento de los sistemas de agua potable, aguas servidas, energía eléctrica y sistemas contraincendios.

Los esfuerzos iniciales estaban destinados a la construcción de una plataforma de hormigón armado, sobre la cual han sido instaladas las estructuras de los siete bloques de locales comerciales, que funcionarán en el pasaje y que beneficiarán a comerciantes de este sector.

Además, la rehabilitación integral del Centro Comercial Sanguña contempló la construcción de cimientos, tratamiento de pisos, implementación de servicios complementarios (baterías sanitarias y espacio semipúblico), dotación de sistemas eléctricos, detección y mitigación de incendios, armado de los módulos metálicos, cobertura de los corredores, acabados, etc.

Con un área de intervención de, aproximadamente, 2133 m2, y con un monto de inversión aproximada de un millón doscientos mil dólares. La obra busca que los beneficiarios de la misma cuenten con servicios comunitarios e infraestructura para dar un mejor servicio, y luego de muchos años ofrecer sus productos en condiciones dignas, confortables y seguras.

En ese sentido, la rehabilitación de espacios históricamente tradicionales, como el Pasaje Sanguña, se alinea a la función social del patrimonio, el mismo que no debe ser visto como algo estático o meramente contemplativo, por el contrario, el Patrimonio en Quito está en constante cambio y, sobre todo, es un Patrimonio Vivo y Habitado. Intervenciones como esta, buscan mejorar la calidad de vida de los habitantes del Centro Histórico, a la vez que propician espacios seguros y de calidad para sus moradores, propios y visitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *