4 barrios del Distrito ganaron el concurso de Ideas ´Mi barrio ejemplar y sostenible´

“El Municipio de Quito lanzó el concurso ‘Mi Barrio Ejemplar y Sostenible’, para que la comunidad presente proyectos  urbanísticos que vayan en línea con la Visión de Quito hacia el 2040, que ya fue presentado en el Habitat III, y que recoge los planteamientos, principios e ideales de la nueva agenda urbana aprobada en la  ciudad”, dijo el alcalde Mauricio Rodas, al entregar los premios a los representantes de los cuatro barrios ganadores.

Recordó que desde hace 10 años, el Cabildo capitalino no ha convocado a un concurso de ideas en materia urbanística. La última se lo hizo cuando convocó a expertos urbanistas para proponer proyectos relacionados a lo que hoy es el parque Bicentenario que está en pleno desarrollo.

Por primera vez en la historia de la ciudad  se hace un concurso abierto de ideas a los barrios. Se convocó no solo a los arquitectos y expertos urbanistas posesionados, sino a las entrañas mismas de la ciudad, a los vecinos que viven en Quito y que sienten su cotidianidad y que, por lo tanto, se convierten en  los mayores expertos para plantear soluciones a sus problemas, retos y desafíos.

“Nos motiva como ciudad ver el interés que tenemos por hacer de Quito una ciudad para todos. La respuesta a la convocatoria así lo demuestra.  Eso nos llena de satisfacción porque juntos estamos haciendo ciudad, ustedes con sus ideas, nosotros con la iniciativa y con los recursos de todos los quiteños.  Es un honor para la Alcaldía, no solo haber desarrollado el concurso, sino también ponerlo en valor porque las propuestas ganadoras se convertirán en una realidad, gracias al aporte financiero municipal”, puntualizó.

El Alcalde dijo que se quiere despertar la innovación, creatividad  y todo el talento de los quiteños para desarrollar ideas que van a ser positivas para el desarrollo de la ciudad con la ejecución de proyectos urbanísticos integrales en torno a la línea férrea y en el espacio donde funcionó la Terminal de la Y.

Agradeció y felicitó a los participantes por  la calidad técnica de sus trabajos que son de gran interés para el futuro de la ciudad.

El director del Instituto Metropolitano de Planificación Urbana (IMPU), José Ordoñez, informó que al concurso se presentaron 27 trabajos de los cuales cuatro fueron los ganadores. Ellos pertenecen a los barrios ubicados en el norte, centro, sur y los valles.

Los ganadores de las cuatro zonas de la ciudad, realizaron trabajos de manera participativa que va dentro de lo que se tiene previsto en la Visión de  Quito hacia el 2040. Se cuenta con la participación de la asamblea del barrio, con los técnicos y profesionales que unidos hacen una nueva agenda de desarrollo para su barrio.

Los barrios premiados están dando una demostración de que las propuestas a largo plazo son perfectamente viables y que se puede realizar con la asignación presupuestaria municipal.  Se debe mantener la relación de los profesionales con los barrios y hacer realidad las propuestas.

Los técnicos que participaron tienen un premio de 5 mil dólares para cada equipo y como parte de las asignaciones de la municipalidad se destina un monto de  200 mil dólares para cada uno de los barrios ganadores.

Barrio San Enrique de Velasco

La representante de uno de los barrios ganadores San Enrique de Velasco, Gabriela Mejía, dijo que “desde la academia y parte profesional decidimos entrar como director técnico y un grupo de especialistas a trabajar por Quito a apostarle por la nueva Visión Quito 2040 y a trabajar con un barrio a la suerte para tratar de que haya un cambio y reivindicación en las políticas, tanto barriales como del municipio, para crear barrios sostenibles que es una realidad”.

El proyecto ubicado en el barrio San Enrique de Velasco se enmarca dentro de dos límites geográficos que son dos quebradas y un bosque protector. El principal ejemplo del proyecto es que se trabajó con la parte privada que era una urbanización y también con la parte de la asamblea barrial. Fue importante la  participación ciudadana porque se lograron acuerdos mutuos de la parte privada en abrir sus puertas al barrio y también integrarse hacia el barrio que es el que conforma las quebradas.

Gabriela Mejía dijo que la reivindicación de este barrio es porque son muchos vecinos de alto nivel de plusvalía y el barrio tenía que llegar a ser parte de un emprendimiento para que sea productivo para estos barrios como la parte alta del Condado; y también que sea un barrio que proteja las laderas, que sea consciente, se culturice y, sobre todo, sea un barrio organizado.

Indicó que en esta convocatoria se juntaron las entidades adecuadas, IMPU, Alcaldía, Colegio de Arquitectos para que sea un proceso transparente y que los profesionales y el barrio tengan la oportunidad de trabajar en conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *