Tras nueve años como indigente se reencontrará con su familia

Como un resultado satisfactorio, “con un fruto importantísimo” calificó Andrei Alekseev, cónsul de Rusia en Ecuador, al esfuerzo de la Alcaldía de Quito para asistir y dar a conocer la nacionalidad de una persona extranjera, que por su estado de salud mental (esquizofrenia) habitaba en la indigencia, en el intercambiador de tránsito de las avenidas República y Atahualpa, al norte de la ciudad.

Después de 9 años de vivir en Ecuador, gracias a las gestiones conjuntas entre el Patronato San José y el Consulado Ruso el mencionado ciudadano viajará en las próximas semanas a San Petersburgo, para reencontrarse con sus padres.

“El Consulado Ruso y los familiares, estamos agradecidos con el Patronato; sin su asistencia, ayuda y visión de comunicarse varias veces (…) no podríamos hacer nada y gracias a ellos, casi un mes el señor Maxim pasó, no en la calle, sino en este centro (el Psiquiátrico Sagrado Corazón), con comida (…) estamos muy agradecidos”, dijo con gratitud el cónsul Alekseev.

El equipo de abordaje “Habitantes de Calle” del Patronato San José, durante un mes, realizó un trabajo de contingencia con este ciudadano ruso, hasta lograr su confianza debido a que por su salud mental apenas habla o se comunica; y trasladarlo el 23 de julio al Hospital Psiquiátrico Sagrado Corazón de Jesús. En tanto, se continuaba la búsqueda de su nacionalidad en los consulados de otros países, hasta que finalmente se lo identificó como ciudadano ruso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.