En el sur también se disfruta de la carrera de coches de madera

‘En sus marcas listos fuera’ fue lo que dijo el profesor Carlos Sevilla quien este martes 04 de diciembre dio la partida, en la intersección de la avenida Mariscal Sucre y Michelena, a una de las tres carreras de coches de madera que se realizan en el sur de la ciudad.

Víctor Hugo Quishpe: un enamorado de Quito, es el pionero de varias iniciativas especialmente en el sur de la ciudad, indicó que desde hace 15 años las carreras de coches de madera se realizan en tres puntos del sur de la ciudad.

En los tres primeros años la cerrera se hacía desde el Hospital del Sur, por la calle Chilibulo hasta la Mariscal Sucre, y son casi 12 años que se la realiza en la calle Michelena. Hace muchos años la carrera se hacía desde el cementerio de San Diego, por la calle la Victoria y bajaba por la avenida 24 de Mayo hasta el Cumandá.

Son cerca de 50 niños, de 8 a 12 años hombres y mujeres, los que participan en estas competencias en el sur de la ciudad. Los organizadores entregan a los participantes coches que son totalmente de madera, un casco de moto, coderas, rodilleras y guantes de protección para prevenir lesiones.

Este 5 de diciembre la segunda carrera del sur, se la realizará en la calle Martha Bucarám, a las 15 horas, para niños de 8 a 12 años y el 6 de diciembre la tercera edición será para personas de 18 a 100 años en el barrio San Luis de Chillogallo a las 15:00.

Edwin Bosmediano, administrador de la zona Eloy Alfaro, indicó que en el sur se realizan muchos eventos deportivos, culturales, musicales, festivales o programas de diversa índole. Y no podía faltar la carrera de coches de madera, que es posible realizarla en la calle Michelena gracias a que el Municipio recuperó esta área que estaba tomada por comerciantes, que fueron reubicados en la plataforma de comercialización a pocos metros de esta zona.

Don Marco Salazar, vive desde hace 60 años en el sector de El Calzado, él fue uno de los primeros participantes en la carrera de coches de madera, que se realizaba desde el Hotel Quito por la Seis de diciembre, Iglesia de La Paz. Estoy muy contento porque se siga con esta tradición que es sana, linda y libera a los jóvenes de otras distracciones.

Dalia Acero tiene 10 años y vive en el sector de El Calzado, ella corre por segundo año consecutivo en esta carrera: “me gusta mucho estas carreras porque son una experiencia única se siente cosquillitas en la barriga y el viento en la cara es muy lindo y por eso quiero seguir participando en estas carreras”, dijo emocionada Delia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *