El cuidado ambiental y la alimentación saludable se enseñan con trabajo de campo

La cátedra de Emprendimiento, de los estudiantes del tercer año de bachillerato del colegio Patrimonio de la Humanidad, salió del aula y se trasladó al vivero que maneja la Administración La Delicia, del Municipio de Quito.

25 estudiantes participan en el proyecto ambiental, quienes también trabajan el tema de turismo, ellos son quienes lideran el manejo del huerto, con el que cuenta el colegio.  Una de las clases prácticas se dictó el pasado jueves, 7 de marzo.

A las 08:00 llegaron los jóvenes con palas y barras hasta el vivero ubicado en el sector de Cotocollao.  Otras herramientas fueron entregadas por los técnicos de la unidad de Ambiente, de la Zona La Delicia.  Fabia Correa explica cómo van a preparar el suelo para armar las camas del vivero.  “Quitamos la maleza con las barras y quienes tienen el azadón ayudan a quitar la hierba”, indica.

Mientras tanto, otro grupo de estudiantes mezcla la tierra y el abono orgánico para preparar las camas para la siembra.

Caroline D. tiene 17 años y confiesa que esta actividad le atrae mucho.  “Me gusta cuando cosechamos nuestros productos, como la lechuga, el brócoli y las cebollas, es el fruto de nuestro trabajo”, comenta.

Mientras tanto, Jéremy Faz, prepara el suelo del vivero.  “Es un trabajo duro, pero me encanta compartir con mis compañeros, aprender algo nuevo, proteger el ambiente y de paso alimentarnos saludablemente”, afirma.

La siembra de plantas mejora la calidad del ambiente, ayuda a absorber anhídrido carbónico y, por ende, colabora para frenar el fenómeno del calentamiento global, así informa el personal municipal, quienes coordinan el trabajo de los estudiantes. La clase práctica continuará el próximo jueves, donde los estudiantes sembrarán algunos productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *