Municipio rehabilitó monasterio de Madres Agustinas

La Alcaldía de Quito, a través del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP), invirtió alrededor de USD 553 000 en obras, en un área aproximada de 2.238 m2, en la rehabilitación del monasterio de la “Madres Agustinas de las Encarnación de San Juan”.

Esta obra se la realizó dentro del Plan Integral de Preservación y Embellecimiento del Centro Histórico. La intervención se inició con un proceso emergente tras el sismo de abril de 2016, y finalizó a inicios de febrero de 2019, en un trabajo fue en tres etapas.

En las próximas semanas la Alcaldía entregará formalmente el bien a sus custodias. Transcurridos 142 años de uso y tras los sismos de agosto de 2014 y abril de 2016 el monasterio se hallaba en un estado vulnerable.

“Estaba en condiciones no vivibles, queremos dar gracias a Dios, al Municipio, al IMP y personas que nos están apadrinando por esta bendición, si solo con nuestros recursos hubiésemos trabajado día y noche, no hubiésemos podido lograr lo que hoy está”, dice Ana Lucía del Espíritu Santo, Madre Priora del Monasterio.

Franklin Cárdenas, director (S) del IMP, sostiene que durante la intervención se realizó el apuntalamiento de muros, consolidación de mampostería de adobe (algunas se encontraban fracturadas), arreglo de impermeabilización y revestimiento de cubiertas, adecuación de espacios para talleres y celdas para las custodias del bien con la infraestructura y acabados arquitectónicos necesarios; además de prever el reforzamiento de la estructura portante, a fin de que pueda soportar movimientos sísmicos.

Aunque el monasterio de las “Madres Agustinas de la Encarnación de San Juan”, abre sus puertas cada 100 años. Lo abrieron en el 2014, al cumplirse 150 años de la llegada de la orden al Ecuador. “Solo se abre en fechas grandes, exclusivas, como el centenario pero; ahora por la restauración se ha roto la clausura y se abrirá para la entrega de la obra. La próxima apertura será en la centuria, es decir en el 2065”, dice la Madre Priora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *