Unidades del Trole y la Ecovía tienen sus propios “paramédicos”

Los técnicos de la Empresa de Pasajeros de Quito que trabajan en la unidad de Auxilio Mecánico en la vía son los “paramédicos” de las unidades del transporte municipal. Nueve profesionales atienden las averías que se puedan generar ‘en ruta’ de los 320 troles, biarticulados y articulados (Mercedes Benz y Volvo) que pertenecen a los sistemas Ecovía y Trolebús, las 24 horas del día, los 365 días del año.

La distribución de los ‘paramédicos’ de las unidades se la realiza a través de tres turnos: mañana, tarde y velada. Los turnos de la mañana y tarde cuentan con tres unidades móviles y en la noche se tiene una unidad a la espera de atender cualquier imprevisto que se pueda generar durante la operación de los articulados, biarticulados o trolebuses.

Estuardo Ruiz, gerente Técnico, afirma que se impulsa un nuevo modelo de gestión para que la operación del Sistema de Transporte Municipal no se vea comprometido de presentarse averías de las unidades en la ruta. “Potenciamos un modelo de atención emergente. Los técnicos están distribuidos por zonas: norte, centro y sur, para optimizar los tiempos de atención y de llegada hasta la unidad averiada”.

Las emergencias pueden ser de dos tipos: grave (cuando la unidad se detiene o bloquea) o de atención inmediata (cuando la unidad requiere un arreglo específico y puede seguir circulando normalmente). “La prontitud y la calidad de las reparaciones en la ruta son clave para que no se afecte la operación y que no se afecten los tiempos de recorrido de los miles de usuarios diarios”.

El procedimiento para atender las emergencias consiste en que cuando el conductor siente algún desperfecto de la unidad, inmediatamente se comunica con el Centro de Control. Desde allí se da la alerta a la unidad móvil sectorizada con los primeros síntomas de la unidad. El equipo emergente tiene un tiempo promedio de llegada de entre tres y cinco minutos y la unidad debe ser reparada o puesta en funcionamiento lo antes posible. Cuando la avería es grave, el equipo está en la capacidad de poner en marcha la unidad para que llegue al taller más cercano.

Kléver Molina, trabaja en una de las unidades móviles, hace tres años y afirma que su trabajo es emocionante y de mucha responsabilidad. “De la rapidez y eficacia de nuestro trabajo depende que las unidades sean reparadas pronto y puedan continuar circulando y brindando servicio a la ciudadanía”, dice.

Las unidades móviles están equipadas con herramientas especializadas para atenciones emergentes: luz de trabajo, grúa, pluma, llantas de emergencia, planta de energía, generadores, caja de herramientas e insumos como: aceite, líquido de frenos, refrigerante, etc.

“Los técnicos son los paramédicos de nuestras unidades porque son multifuncionales para atender a cualquier flota a cualquier hora del día. Nuestro objetivo siempre es brindar un servicio eficiente a los usuarios que utilizan nuestro sistema día a día”, refiere el gerente Técnico de la Empresa de Pasajeros de Quito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.