Espejos y espejismo en la Casa Carrión

La muestra de Artes Plásticas denominada “Espejos y Espejismo” hace visible el historial de vida del artista Edwin Lluco, quien expresa en su obra imágenes, formas, símbolos, colores, trazos, palabras, con significados y significaciones propios, enfocados a relatar momentos específicos, se presentará el jueves 2 de mayo, en el Centro Cultural Benjamín Carrión, a partir de las 19:30.

Esta muestra recurre a una serie de recursos plásticos, que a manera de diarios personales (libros de artista, objetos, ensambles, técnicas mixtas) los ha ido construyendo, consciente e inconscientemente, afirma Lluco.

“Espejos y espejismos” dan una mirada personal de cada representación (obra), un testimonio “vivo” de hechos, acciones, comportamientos, prácticas “cotidianas”, convertidas en engranajes del caminar, muchas de ellas como armas de doble filo, utilizadas de acuerdo a nuestras necesidades, conveniencias o ambiciones.

Para Lluco: “El papel protagónico que asumamos: de víctima o victimario será fundamental, ya que de ellos depende para dónde y cómo disparar esas armas, heredadas por una sociedad empeñada en hacer de las prácticas tradicionales un “folclorismo” exótico”.

Al aducir comportamientos propios de nuestra cultura, la violencia en la que nos desenvolvemos, es el marcapasos cotidiano, la traición, la mentira, la infidelidad son golpes que ‘marcan el paso’ de un avanzar a la defensiva, sin perder el horizonte previamente marcado desde un objetivo utópico, construido a base de los golpes recibidos de una sociedad llena de prejuicios. Las representaciones son miradas cuestionadoras del momento vivido. Al partir de una reacción personal, que se delata mediante las formas, las imágenes, los personajes, los colores, muchos de ellos recurrentes en cada uno de sus trazos.

Hacer visible un posicionamiento ideológico, esa parte personal e íntima que todos tenemos –afirma Lluco- le ha llevado hacerse el siguiente cuestionamiento: ¿con cuánto de verdad podemos vivir cada uno de nosotros? “Es una pregunta constante en mi interior, muchas de nuestras prácticas personales, se camuflan con argumentos, justificativos, términos intelectuales, para mostrarlos como propios del ser humano”, puntualiza.

La ideología individual es un karma con el que cargaremos toda la vida, claro está desde que tienes ‘ya’ un pensamiento socio-político formado. Karma que te hará utilizar todo tus recursos con el fin de hacer ‘visible e invisible’ los pensamientos, de manera camaleónica porque vivimos en una sociedad llena de máscaras, donde la apariencia pasa a ser un espejo. Y la ideología, pensamientos, comportamientos son solo un espejismo. Esa es la esencia de su muestra de Edwin Lluco, cuya entrada es libre a todo el público de la capital hasta el viernes 17 de mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.