Taller para hablar de trata y tráfico de personas se desarrolló en La Delicia

Un informe presentado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, UNODC, en 2009, revela que el 59% de personas que han sido víctimas de trata, en Ecuador, son mujeres.  A esto se suma un 17% de niñas, 10% niños y 14% de hombres.

Los datos muestran una realidad que aqueja a la sociedad ecuatoriana, pero que tiene una incidencia a nivel mundial.  Las cifras sorprendieron a los 35 participantes del taller organizado por el Municipio de Quito y la Red de Derechos Mayankuna La Delicia, el jueves 30 de mayo, con el fin de fortalecer el accionar de los equipos técnicos que trabajan sobre el tema y que son parte de la Red.

Se trata de un ciclo de talleres que iniciaron en abril y concluirán en julio, con temas como la Ley para la prevención y erradicación de la violencia contra las Mujeres, movilidad humana, participación ciudadana y veeduría social.

Daniel Rueda es el instructor del taller de trata, es parte de la organización Alas de Colibrí y experto en esta problemática social. Rueda destaca la normativa existente, contra este delito, en Ecuador, con leyes que se expidieron desde 2005.

Por ejemplo, Ecuador es el único país, de América Latina, que menciona en la Constitución vigente la prohibición de esclavitud, explotación, servidumbre y el tráfico y trata de seres humanos, como parte de los derechos de libertad, contemplados en el artículo 66.

Los participantes del taller accedieron a información necesaria para identificar y reportar casos de trata y explotación de personas.  Muchas preguntas se hicieron para diferenciar a la trata de otros delitos.

Para ello, el artículo 91 del Código Integral Penal define a la trata de personas como “Toda actividad de la que resulte un provecho material o económico, una ventaja inmaterial o cualquier otro beneficio, para sí o para un tercero, mediante el sometimiento de una persona o la imposición de condiciones de vida o de trabajo”. Rueda menciona que las principales razones de captación de personas tienen fines de explotación sexual y de trabajos o servicios forzados.

Sandra Quishpe, de la Red de defensoras de derechos humanos ´Manos Unidas´ indica que la capacitación es importante para saber cómo actuar en los casos de trata.  “Debemos conocer e informarnos para ayudar a víctimas, así como para empoderarnos de nuestros derechos”, comenta.

El taller concluyó con la formación de equipos de trabajo, donde se discutió la ruta de restitución de derechos, para estos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *