Niños desarrollaron trabajo creativo para el encuentro de parroquias

Pese al frío de Quito, en Nono, el miércoles pasado, se disfrutó de un día soleado y abrigado. Las montañas que rodean a esta parroquia rural, del noroccidente de Distrito Metropolitano de Quito, lucían despejadas y reflejaban las múltiples actividades que se desarrollan en su entorno, en especial la agricultura y ganadería.

Una calle larga adoquinada y colorida, conduce a la Unidad Educativa Nono, una entidad de muchos años, conocida anteriormente como Islas Galápagos. En este sitio esperaba un grupo de 30 niños.  El día fue perfecto para inspirar la creatividad de los pequeños, quienes tuvieron la tarea de realizar un trabajo artístico que represente a su parroquia.

Sebastián L., Alejandra R. y Margory C. formaron un grupo. Eligieron pintar la iglesia de la parroquia, que se cuenta entre las más antiguas de Quito; además de un colibrí y la Virgen del Camino.  Comentan que es muy milagrosa.

Para el desarrollo del trabajo los niños eligieron semillas, de las que se siembran en sus propiedades.  La mayoría identificó al maíz como un grano de importante consumo en el sector.  Además de flores y hojas que se encuentran en los alrededores del poblado.

Vaniolky Q., de 10 años menciona que le gusta hacer estos trabajos, porque comparte con sus compañeros, por fuera del aula.  “Me gusta hacer estos dibujos con mis amigos, además nos pudimos conocer un poquito más”, indica.

Esta actividad es parte del proyecto del Encuentro de las Culturas de las Parroquias Rurales de Quito, que en 2019 tiene como sede a Nono y que se realizará en octubre.  El evento es organizado por el Municipio de Quito, en coordinación con el Gobierno Parroquial de Nono y los gobiernos parroquiales rurales del Distrito.

Una vez concluidos los trabajos, los niños recogieron sus semillas y presentaron sus creaciones. La mayoría representó las montañas, en especial el Guagua Pichincha, que se levanta majestuoso al sur del centro poblado.

Luis I., de 9 años, en cambio, destaca que no han usado en la tarea ningún plástico, sino únicamente elementos naturales.  “Ni témperas, ni pinturas, sino hojas y granos adornan nuestros trabajos”, menciona.

Esta gestión fue coordinada por la Administración La Delicia y el GAD de Nono, con el apoyo de la institución educativa, en mención, y los estudiantes de diseño gráfico del Instituto Cordillera.

El mejor trabajo será digitalizado y se convertirá en la imagen de este Encuentro, que reunirá a miles de personas que viven la cultura rural; a turistas nacionales y extranjeros; y a vecinos que disfrutarán de una agenda que pondrá en valor a la ruralidad de Quito.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *