En Los Chillos el vino de Mortiño cautiva a propios y extraños

Hemos escuchado de la producción de vinos de frutas, entre las más conocidas de durazno, manzana, naranja, mandarina, pero de mortiño, no mucho, hoy conozcamos sobre este emprendimiento que se desarrolla en Los Chillos desde hace 2 años con los esposos Defaz Pillajo.

El mortiño, generalmente, utilizado para la tradicional colada morada, es una fruta refrescante, con un alto contenido de fósforo, fibra, calcio y vitaminas B1 y C. Sin duda muy beneficioso para nuestra salud. El fósforo ayuda a nuestra memoria, la vitamina C es antioxidante y previene infecciones y mucho más, entonces a disfrutarlo en un sabroso vino.

José Defaz y Blanca Pillajo no sabían qué hacer con la producción de mortiño recolectado en los páramos, hasta que escucharon sobre una capacitación en la escuela de emprendimientos y escuela de chacras desarrollado por la Agencia de Promoción Económica ConQuito, y con la coordinación de la administración Los Chillos, aprendieron sobre la importancia del mortiño, sus cualidades únicas y el proceso para convertirlo en vino artesanal.

Blanquita es experta en la creación de dulces de zambo, higo, zambo de leche, pero hacer vino es cosa seria, así que junto a su esposo iniciaron este camino, más por curiosidad pero que hoy se ha convertido en un emprendimiento que los llena de satisfacciones.

Arranca el proceso con la selección minuciosa de la fruta, solo las mejores, para luego lavarlas, inicia el ciclo de fermentación que incluye algunas técnicas para garantizar el resultado, aspectos como la temperatura, equipamiento, color, olor y sabor que al cabo de 2 meses se obtendrá este delicioso vino, para luego dar paso al embotellamiento, etiquetado y venta. La capacitación ha sido clave en este emprendimiento familiar desde su concepción, elaboración y posicionamiento en el mercado local y con el sueño de exportarlo.

Pregunte por el vino Cóndor Machay (su nombre hace referencia a la cascada de Rumipamba) en la feria San José los días martes y jueves desde las ocho de la mañana junto a la Administración Zona Los Chillos en el barrio San José en la parroquia de Conocoto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *