AMC trabaja para recuperar el espacio público de los quiteños

Con el propósito de lograr una ciudad segura donde los emprendimientos y actividades económicas se desarrollen en un ambiente de tranquilidad, prosperidad y garantías para todos, el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito establece que toda actividad comercial debe contar con sus respectivos permisos.

Para aquellas personas que ocupan el espacio público, para ejercer actividades de comercio autónomo, la Ordenanza Metropolitana determina la obligatoriedad del Permiso Único de Comercio Autónomo (PUCA). Esta autorización les habilita a ocupar una determinada área del espacio público y, para aquellos que operen bajo la modalidad ambulante, a recorrer un perímetro específico.

La Agencia Metropolitana de Control (AMC) es el ente municipal encargado de controlar y verificar el cumplimiento de la normativa metropolitana, además se encarga de iniciar actos administrativos a quienes incumplan la misma. Sin embargo, la gestión de la AMC, bajo la supervisión de Estefanía Grunauer, se basa en el principio de educar antes de sancionar. Hasta la fecha se han realizado más de 500 operativos en los que se ha socializado la normativa y se ha exhortado a los infractores y ciudadanía en general a cumplirla.

Una vez cumplida con la misión de educar y compartir la Ordenanza Metropolitana en un lenguaje de fácil comprensión, la AMC procedió a ejercer su potestad sancionadora. Este martes, 15 de julio se llevaron a cabo dos operativos de control a comerciantes no regularizados en el sector de Santa Clara y posteriormente, en los alrededores de la República del Salvador. Para recuperar el espacio público, se contó el apoyo del Cuerpo de Agentes Metropolitanos de Control y Policía Nacional. La sanción por ejercer este tipo de actividades es de USD 197 dólares de acuerdo al artículo IV.3.105, numeral 5 del Código Municipal.

La norma ha sido socializada y la ciudadanía estaba en conocimiento de la misma, por lo que se procedió a tomar acción y dar un ultimátum a la informalidad, teniendo como resultado la entrega de 19 exhortos y aproximadamente 30 personas notificadas y socializadas verbalmente sobre la normativa metropolitana.

Además, se procedió a clausurar una pizzería en la Av. Naciones Unidas y 6 de Diciembre como medida cautelar, puesto que fomentaba las actividades informales en el espacio público, suministrando de artículos para ser vendidos en el semáforo sin contar con el PUCA.

“El espacio público es de los quiteños y seguiremos trabajando de manera incansable para recuperarlo, pedimos a la ciudadanía y a las empresas que aunemos esfuerzos y trabajemos conjuntamente para lograr un Quito ordenado.” afirma la Supervisora Metropolitana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.