La Chamiza se quema este fin de semana en San Enrique De Velasco

Desde las 18:00, de este sábado 20 de julio, se prende la fiesta tradicional de la quema de la chamiza, en el barrio San Enrique de Velasco, ubicado al noroccidente del Distrito. La actividad es organizada por la Corporación Kinde, con el auspicio del Municipio de Quito.

La fiesta incluye la presentación de grupos de danza y música, como es el caso de la Asoband, el grupo de música Tiempos Andinos, Los Flauteros de Velasco y las agrupaciones de danza Mi Tierra y Uyustus, quienes representarán coreografías de la provincia del Cañar y de las culturas Saraguro, Otavalo y Cayambe.

A las 21:00 está prevista la quema de la chamiza que fue recogida por los miembros familiares y comunitarios, a inicios del mes, en medio de un conversatorio que destacó esta tradición como un espacio simbólico, donde cada participante comparte con los miembros de la comunidad, una tradición que representa la renovación de energías y el agradecimiento a la madre tierra.

En cambio, a las 21:30, al son de las notas de la banda de pueblo, iniciará la quema del castillo.

El festival inició como una necesidad de autoafirmar la cultura de los descendientes originarios del pueblo Quito, haciendo danza y tocando ritmos musicales reconocidos y asumidos como propios en este espacio de vida, estrechando los lazos familiares y el sentido de pertenencia.

En un segundo momento, el festival incorporó expresiones de la danza, como el pasacalle, el albazo, el pasillo, por la comprensión de sus organizadores, de integrar otras tradiciones musicales que son parte de sí mismos y de la gente con quienes se convive cotidianamente.

En la presente edición del festival, Kinde incorpora el arte urbano, reconociendo que éste forma parte de la individualidad y la colectividad más joven de los habitantes descendientes de los originarios de Quito.

La quema de chamiza, indica Rocío Gómez, del colectivo Kinde, “Es símbolo de quemar las energías que están demás y renovarlas para emprender un nuevo ciclo de vida”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *