La vida cotidiana del claustro del Carmen Bajo se develará tras 350 años

El Convento de las Madres Carmelitas Descalzas, más conocido como Carmen Bajo, es una de las edificaciones que están inscritas en la lista del Inventario de Bienes Patrimoniales de Quito, y tras conmemorar 350 años de fundación, esta orden religiosa abre sus puertas al público para conocer su vida pasada y actual a través de una exposición fotográfica.

Las Madres Carmelitas tuvieron su primer asentamiento en Latacunga, pero debido al gran terremoto de 1698, en el cual se destruyó por completo el convento, migraron a la capital de la real audiencia, Quito. Durante unos días se alojaron en el convento del Carmen Alto, pero por ser numerosas tuvieron que arrendar una casa de paso en el sector de Santa Bárbara donde permanecieron seis años, tiempo en el cual se construyó el ‘Monasterio del Carmen Bajo’, en el cual se instalaron hasta la actualidad.

Desde su fundación, hasta el momento, las hermanas están apartadas del mundo, por lo cual, para que no tuvieran contacto externo les fue diseñado (por los arquitectos de la época en 1706) un túnel por el que ingresaban las provisiones alimenticias necesarias para la comunidad; éste cruza desde la calle Venezuela hasta el huerto del convento. Esta bóveda de canon sin columnas es una obra de arquitectura remarcable.

El Convento, además de guardar varios cuadros, lienzos, imágenes, esculturas religiosas con alto valor histórico, contiene la imagen de la Virgen del Carmen, en el altar mayor de la iglesia, la cual fue elaborada a mano por la madre María Magdalena Dávalos y Larráspuro, una de las pocas mujeres reconocidas como artistas en la época Colonial quiteña.

Al conmemorar 350 años de fundación de la orden, las carmelitas conjuntamente con el Instituto Metropolitano de Patrimonio presentan una exposición fotográfica sobre la vida de las Madres Carmelitas en el claustro, proyecto de la artista Carla Grunauer; y también recorridos guiados por las instalaciones del Convento y el ingreso a los túneles. Estas actividades van en el marco de la celebración del cuadragésimo primer aniversario de la Declaratoria de la Unesco a Quito, como Patrimonio Mundial.

Es así que, desde el jueves 5 de septiembre, los quiteños podrán acudir a este lugar en dos horarios de 09:00 a 12:00 y de 14:30 a 15:30, con costo voluntario.

Actualmente, 10 monjas carmelitas habitan este espacio y son quienes mantienen todos los elementos religiosos de esta hermosa expresión de la arquitectura colonial del siglo XVII, y que ha permanecido intacta a pesar de los innumerables temblores y terremotos de Quito.

Un comentario sobre “La vida cotidiana del claustro del Carmen Bajo se develará tras 350 años

  • el 2 septiembre, 2019 a las 10:21 pm
    Permalink

    Fechas de dicha exposición por los 350 años de

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *