Reapertura de la Escombrera «El Troje IV» previo a su cierre técnico definitivo

En 2017, un deslizamiento de grandes proporciones en la escombrera El Troje IV afectó el canal Pita – Tambo, dejando sin agua por 3 días a todo el sur de Quito. Como consecuencia se registró un operador de la empresa contratista fallecido. El suceso no provocó daños materiales a las comunidades aledañas y obligó al cierre de operaciones en la escombrera que venía siendo operada desde 2015 por Emgirs-EP. Anteriormente, la Epmmop operó en el sector entre 2010 y 2014.

El deslizamiento se produjo por la recepción de material extraído en la construcción del Metro de Quito por parte de la empresa contratista. El material extraído contenía lodo que, mezclado con algunos químicos hicieron que el terreno se volviera muy inestable, razón por la que este material debía ser tratado antes de su disposición final, lo que no sucedió. Esta labor debía ser realizada por el contratista de la obra del Metro. La ausencia de este proceso es considerada como negligencia.

Frente al hecho, Emgirs-EP dialogó con la comunidad y anunció el cierre inmediato de la escombrera para llevar a cabo investigaciones técnicas y decidir el futuro de El Troje IV. Como resultado de la consultoría realizada se catalogó al suelo como «inestable», por esta razón se diseñó un plan para volver al lugar y realizar el cierre técnico de El Troje IV y su posterior abandono.

Con estos antecedentes, Emgirs-EP reinició sus actividades en el sitio el 2 de septiembre de 2019, con el propósito de estabilizar los taludes y plataformas. Para lograrlo es necesario receptar y disponer 837 mil metros cúbicos de escombros para la conformación de plataformas y taludes, además, de cunetas de coronación, cunetas laterales, cunetas en pie de talud y un sistema de drenaje en forma de gradas. Con la disposición adecuada y técnica de este material se prevé el cierre definitivo de la escombrera y el aprovechamiento del suelo.

Al culminar el proceso, las plataformas de suelo serán zonas estables y útiles que podrán ser anexadas al Parque Metropolitano del Sur o cualquier fin social, pues con el tratamiento técnico de la inestabilidad existente se elimina todos los riesgos en el terreno y no hay peligro en el lugar.

En caso de no realizarse este trabajo técnico, la infiltración de agua lluvia puede provocar otro deslizamiento de iguales o mayores proporciones.

Los cálculos técnicos estiman que el volumen de escombros que ingresa diariamente es de 1.400 metros cúbicos, lo que determina que el tiempo de vida útil que le queda al Troje IV es de 1,5 años, es decir que en marzo del 2021 se daría su cierre definitivo.

La reapertura de la escombrera El Troje IV previo a su cierre técnico definitivo fue socializada y recibida de buena forma por los moradores del barrio Miranda, cercano a la zona, por la importancia de culminar este proceso que garantiza su seguridad. El cierre y posterior abandono es una tarea que refleja la seriedad y responsabilidad de Emgirs-EP frente a la sociedad quiteña.

DATOS
UBICACIÓN: Av. Simón Bolívar, frente a la planta de Tratamiento de Agua El Troje, junto al Parque Metropolitano del Sur
INICIO DE OPERACIÓN: 2 de septiembre de 2019
CAPACIDAD: 837 000,00 metros cúbicos
HORARIO DE ATENCIÓN: Lunes a Viernes de 08:00 a 17:00
TIEMPO DE VIDA ÚTIL: 1,5 años
PROMEDIO ESTIMADO DE VOLUMEN A SER INGRESADO POR DÍA: 1400 metros cúbicos
FECHA ESTIMADA DE FIN DE OPERACIONES: marzo 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *