Biblioteca Nacional funcionará en el antiguo hospital Eugenio Espejo

El alcalde Jorge Yunda Machado y el ministro de Cultura y Patrimonio, Juan Fernando Velasco, suscribieron, este miércoles 4 de diciembre, un convenio para el funcionamiento de la Biblioteca Nacional en las instalaciones del antiguo Hospital Eugenio Espejo, espacio en el que funciona el Centro de Convenciones del mismo nombre. En el primer semestre del 2020, se espera abrir las puertas de la biblioteca.

El convenio de cooperación interinstitucional facilitará el funcionamiento de la nueva Biblioteca Nacional Eugenio Espejo. El objetivo del convenio es posibilitar un espacio adecuado para que los ciudadanos accedan en igualdad de oportunidades a diversos servicios bibliotecarios de calidad, esto garantiza el cumplimiento de los derechos fundamentales a la información, la educación y la cultura, además, que este inmueble patrimonial permanezca en el tiempo con su función social.

La misión principal de la Biblioteca Nacional es recopilar, preservar y difundir el patrimonio cultural impreso y/o digital considerando que, en ciertos casos, se trata de ejemplares únicos a nivel nacional como la colección Jesuita, registrada como el fondo bibliotecario más antiguo: data de siglo XV al siglo XVIII. El Alcalde se refirió a la entrega de este inmueble como ‘un regalo que hace la ciudad de Quito al país’ en sus fiestas de Fundación.

“Este es un sitio muy añorado por mí. Tuve la oportunidad de trabajar en este hospital, en el Eugenio Espejo por muchos años de mi vida profesional. Funcionaban diferentes pabellones de salud y hoy se convierte en fuente de consulta nacional y del mundo entero. Cuando el ministro Juan Fernando Velasco me propuso destinar este espacio para la memoria del país, para la Biblioteca Nacional del Ecuador, no lo pensé dos veces. Pues en ese momento estábamos inaugurando un centro de Convenciones en el parque Bicentenario”.

El fondo bibliográfico cuenta con destacadas colecciones que ascienden a 1’328 752 ejemplares y un fondo documental que alberga 19 607 documentos.

“Accedimos a que Quito contribuya a la memoria de todo el país, para que aquí, en un edificio icónico que lleva el nombre de un médico y un periodista ecuatoriano, quiteño, sea el hogar de la Biblioteca Nacional. Hemos firmado el convenio: el país cuenta con una biblioteca para investigación y consulta. Para que podamos preservar la memoria e información para las generaciones y la posteridad”.

El ministro de Cultura y Patrimonio, Juan Fernando Velasco, señaló que “celebro y agradezco la actitud del Alcalde para que sin ningún interés personal o político y solamente pensando en el bien común acelerar este proceso que ha esperado mucho tiempo. Los fondos bibliográficos están embodegados y está era una situación urgente que se debía solucionar, así que hemos iniciado este proceso”.

El traslado se realizará mediante un proceso técnico y de manera ordenada, se efectuará un registro de los bienes antes de empezar a movilizarlos. Esto iniciará en enero. “Yo espero que no más tarde del primer semestre del próximo años estemos nuevamente aquí con el Alcalde abriendo a las puertas de la Biblioteca Nacional, al público”.

Es importante mencionar que el antiguo edificio del Hospital ‘Eugenio Espejo’ fue construido durante el periodo de 1901 a 1930 y abrió sus puertas al servicio de la comunidad durante el año 1933 pero quedó sin uso a partir de 1992. En la madrugada del 5 de enero de 2004, un incendio consumió el bloque central del hospital cuya infraestructura estaba compuesta, en su mayor parte, por madera, carrizo y adobe.

Sin embargo, A finales de este mismo año, este inmueble patrimonial fue intervenido por el Instituto Metropolitano de Patrimonio para realizar trabajos emergentes, los que duraron cerca de 4 años. El monto de inversión ascendió a USD 9 millones aproximadamente. Es una edificación representativa de arquitectura monumental corresponde al estilo neoclásico y ecléctico por sus diferentes composiciones en los 5 pabellones, la capilla y el área administrativa.

Raúl Codena, director del Instituto Metropolitano de Patrimonio, señaló que “es un honor para el Municipio de Quito, contribuir a la cultura nacional y brindar este espacio para los quiteños “estamos coordinando con el Ministerio de Cultura para determinar los espacios en los cuales va a funcionar la biblioteca y parte de los salones para eventos protocolarios tanto para el Municipio como para el Gobierno Nacional”.

En un principio los primeros pabellones serán utilizados para el funcionamiento de la biblioteca, para esto se están adecuando para soportar el peso de los libros que llegarán a este lugar.

De esta manera la ciudadanía tendrá acceso a invaluables colecciones que conforman el fondo bibliográfico y documental de la ‘Biblioteca Nacional Eugenio Espejo’, la que constituye una tarea primordial para elevar el nivel educativo, cultural e identitario de la población. El Municipio de Quito, a través del Instituto Metropolitano de Patrimonio, velará por la conservación del patrimonio literario para mantener viva la memoria histórica de todos los ecuatorianos.

Ana Borja, presidenta de la Asociación de Bibliotecarios Ecuatorianos, se mostró optimista con esta firma de convenio, a su criterio “es tan importante para un país tener una biblioteca nacional, esto es algo histórico. Nosotros como bibliotecarios hacemos motivación a la lectura, es tan importante la lectura en nuestra vida, que esto previene enfermedades como el alzheimer. Este es un espacio muy bueno que nos va a ayudar a tener comunicación con todas las personas que vendrán aquí, es idóneo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.