El Distrito cuenta con espacios de protección de derechos

A propósito de conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos es importante que la ciudadanía conozca que existen Centros de Equidad y Justicia, así como Juntas Metropolitanas de Protección la niñez y adolescencia, en donde se realiza el acompañamiento, asesoría, patrocinio y recuperación psicológica a las víctimas de violencia intrafamiliar.

Desde enero hasta octubre de 2019 han participado un promedio de 4 mil personas en espacios de sensibilización, capacitación, servicios y aprendizaje a través de las áreas de trabajo social, asesoría legal y terapia psicológica.

A través de los Centros de Equidad y Justicia y las Juntas Metropolitanas de Protección de Derechos Humanos que existen en el Distrito Metropolitano de Quito, se realiza el acompañamiento, asesoría, patrocinio, y recuperación psicológica a las víctimas de violencia intrafamiliar.

Los 8 centros de Equidad y Justicia se encuentran ubicados en: Centro Histórico de Quito, Pasaje Espejo OE240 entre Flores y Guayaquil, Edificio Eugenio Espejo; Quitumbe, calle Francisco de Atahualpa y Lorenzo Mesa; Eloy Alfaro, avenida Alonso Angulo y Capitán Cesar Chiriboga; Los Chillos, avenida Intervalles y Eucaliptos junto al balneario El Tingo.

En Tumbaco, calle Carvajal 2190 e Interoceánica, Edificio Artesón; La Delicia, Casa de la Justicia, calle Joaquín Mancheno y Tadeo Benítez; Calderón, calle Capitán Giovanni Calles y avenida Luis Vacari junto a Administración Zonal Calderón. La Mariscal, Leonidas Plaza y Veintimilla.

En lo que corresponde a las Juntas Metropolitanas de Protección de Derechos su función es la protección de los derechos individuales y colectivos de los grupos vulnerables y de atención prioritaria, quienes son víctimas de diversas formas de violencia que aquejan a nuestra sociedad.

Recordamos el Día Internacional de los Derechos Humanos como un espacio para promover, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a los derechos inalienables para todos los seres humanos, sin importar su religión, sexo, idioma, origen u otra condición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *