Quito presenta bajos niveles de ruido en la última semana

Es evidente el cambio sustancial que vive el mundo debido a las acciones adoptadas para frenar el avance de la pandemia COVID-19. El aislamiento domiciliario, el cierre de escuelas y colegios, además de las medidas de restricción vehicular implementadas por los gobiernos, han traído efectos significativos en el ambiente, especialmente en la reducción de contaminación del aire y la contaminación generada por ruido.

Los niveles de ruido se miden en decibeles (dB) y de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud OMS, se denomina como “límite tolerable” no superar los 65dB durante el día y los 55dB durante la noche. Cuando existen valores que sobrepasan esta norma, el ruido se convierte en perjudicial para la salud.

En este contexto, de acuerdo con las mediciones realizadas por la Red Metropolitana de Monitoreo Atmosférico de Quito, REMMAQ, en la última semana, luego de la entrada en vigencia de las medidas de restricción por el COVID-19, se registran niveles importantes de reducción del ruido.

Por ejemplo, en la estación de monitoreo de El Camal existe una disminución de entre 3 y 5 decibeles de promedio durante el día y la noche. En la estación de Carapungo de 2 decibeles. Estos descensos en el nivel del ruido están relacionados directamente con la poca actividad comercial de la ciudadanía y principalmente por la gran reducción de la circulación vehicular.

Para la OMS, el ruido es uno los factores ambientales que genera una mayor cantidad de enfermedades entre la ciudadanía expuesta, con una problemática adicional, que la costumbre y el trajinar del día a día, no permite entender los graves daños que pueden darse en la relación entre contaminación acústica y calidad de vida.

En estas condiciones y pese a toda la problemática que supone la cuarentena, el DMQ, se encuentra cumpliendo con las guías de la OMS para la contaminación acústica, que cuando se registra en exceso causa problemas de salud cómo afectación nerviosa, pérdida del oído y estrés provocando adicionalmente una baja de las defensas del organismo.

Ruido en la ciudad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *