Cóndor Iguiñaro se recupera y pronto será liberado

  • La salud de Iguiñaro, el cóndor rescatado con heridas, en la parroquia El Quinche, evoluciona favorablemente.
  • El Zoológico de Quito y el Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino, junto a autoridades locales y nacionales, coordinan el proceso de reinserción en su hábitat natural.
  • A pesar de tener un perdigón en su cuerpo, estudios clínicos determinaron que el ave podrá ser liberada sin necesidad de una cirugía.
  • Este macho adulto fue registrado en vuelo libre por investigadores, por primera vez, en 2016, acompañado de una hembra, en los páramos de Zuleta (provincia de Imbabura).

La vida de Iguiñaro, el cóndor hallado con un perdigón incrustado en su pecho, en El Quinche, se encuentra fuera de peligro. A tres semanas de su rescate, esta ave emblemática continúa recuperándose en el Zoológico de Quito, bajo el cuidado del equipo veterinario de la institución. Su actual estado clínico y su evolución permiten pensar en su pronta liberación.

A través de varios exámenes clínicos y una tomografía, los especialistas del zoológico determinaron que el perdigón ubicado en el cuerpo del espécimen no afecta órganos vitales ni provocará intoxicación por plomo, por lo que no representa peligro para su vida. Esto quiere decir que el cóndor no necesitará una cirugía.

Los estudios también determinaron que Iguiñaro es un cóndor de edad adulta cuya edad exacta es difícil estimar, pero se presume que estaría en un rango de 30 a 50 años. Su estado clínico en estos momentos es estable y es capaz de extender sus alas para levantar vuelo sin presentar dolor, por lo que recibió el alta clínica.

“La importancia de una liberación pronta radica en que el cuerpo todavía mantiene la memoria del estado de libertad. Cuanto antes regrese al páramo, él podrá retomar sus vuelos y buscar comida por sí solo. El rescate de Iguiñaro impuso una serie de desafíos por los aspectos logísticos de la emergencia sanitaria y la incertidumbre del manejo de un paciente silvestre. El seguimiento fiel de protocolos veterinarios ha sido clave para continuar soñando con el retorno a libertad de esta ave”, afirmó Martín Bustamante, director del zoológico quiteño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *