Museos Desde Casa: La vihuela de Santa Mariana de Jesús

  • Desde el Museo del Carmen Alto se preparó un artículo para conocer una de las pasiones de la Santa Quiteña
  • Museos Desde Casa permite conocer la cultura y el arte que se promueve mediante la Fundación Museos de la Ciudad

Un día como hoy, 26 de mayo, pero de 1645, falleció Marianita de Jesús. Fue una beata que se entregó a una vida de recogimiento en un ambiente de total austeridad y penitencia dentro de su propia casa. Según sus hagiografías, era ferviente seguidora de santa Teresa de Jesús y en varias ocasiones habría expresado el deseo de que su casa acogiera un convento de carmelitas descalzas.

El propietario del inmueble, Juan Guerrero de Salazar, sobrino político de la beata quiteña, se empeñó en cumplir la voluntad de su tía, destacada insistentemente como una profecía. El 9 de mayo de 1653 entregó el inmueble a las carmelitas descalzas llegadas de Lima, mediante una escritura de donación. Tres siglos después de su muerte, la Asamblea Nacional la declaró Heroína Nacional y cuatro años después, el Papa Pío XII la declaró la primera santa quiteña.

Para recordarla, compartimos un dato muy destacado de su vida; la santa quiteña creció en una época en la cual la educación de las mujeres no tenía orientación académica. Pero por su condición social, Mariana accedió a formación musical, aprendió a cantar y tocar con destreza la ‘vihuela’, un instrumento de cuerdas, de origen español, de la familia que el laúd y la guitarra, conocido desde el siglo XIV.

Según el investigador Mario Godoy, Mariana posiblemente aprendió música con la monja española Mariana de Jesús Torres Berriochoa Fernández Taboada y Reig, cantante, organista, intérprete del arpa, fundadora del Real Convento de la Limpia Concepción de San Francisco de Quito y amiga de sus padres adoptivos. (Godoy, 2005: 110).

Al parecer, Mariana y su sobrina Juana de Caso, compartían la actividad musical, y es posible que la hubieran aprendido juntas. También cabe la posibilidad de que Mariana haya compuesto canciones de carácter religioso. Al respecto su sobrina Andrea de Caso testimonió que “en algunas ocasiones tenía un rato de recreación que solía ser entre nueve y diez o más de la noche juntándose con doña Juana caso su sobrina, hermana de esta testigo o en el clavicordio, vihuela o guitarra cantaba con muy buena voz que tenía algunas coplas a lo divino….”

Aparentemente, Mariana aprendió música con el fin de profesar como monja en algún convento quiteño, lo cual no fue posible, dado que sus dos intentos de ingresar a los conventos de Santa Clara y de Santa Catalina de Siena, se frustraron.

Si desea conocer más lo invitamos a leer el artículo ‘La vihuela de Santa Mariana de Jesús’, escrito por Myriam Navas, del departamento de investigación del Museo del Carmen Alto, ingrese en este enlace bit.ly/2WY3h7T

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *