Inició trabajo para conservar el patrimonio natural y prevenir incendios forestales en Quito

  • Desde 2014 a enero de 2020 los incendios forestales han consumido 6.548 hectáreas de bosques en el DMQ.
  • Los bosques regulan la temperatura y el ciclo del agua
  • Atrapan CO2 y generan oxígeno en beneficio de la ciudadanía

La Secretaría de Ambiente, en coordinación con el Programa de Reducción de Incendios Forestales y Alternativas al uso del fuego ‘Amazonía sin Fuego’ (PASF) ejecutado por el Ministerio del Ambiente y Agua de Ecuador y el Consejo Nacional de Gobiernos Parroquiales Rurales del Ecuador (CONAGOPARE) desarrollaron el “Taller de Articulación Interinstitucional para Acciones de la Campaña de Prevención de Incendios Forestales en Territorios Rurales”, dirigido a representantes de los 33 GAD parroquiales Rurales del DMQ.

En este espacio se abordó distintos temas relacionados con la importancia del patrimonio natural, Subsistema Metropolitano de Áreas Protegidas y corredores ecológicos, incendios forestales: impactos, estadísticas, zonas de conexión entre infraestructura urbana y combustible forestal, manejo integral del fuego, normativa y competencias, campaña de prevención de incendios forestales, fortalecimiento de capacidades.

Al finalizar el taller los Gobiernos Autónomos Descentralizados de Pomasqui y Calacalí compartieron sus experiencias sobre lo que fueron los incendios forestales de la Reserva Geobotánica Pululahua en agosto del año 2019 y el del Cerro Casitagua el pasado enero, explicaron cómo fue su participación en estos eventos, las coordinaciones con los organismos de emergencia y por último resaltaron la importancia del taller de prevención de incendios en territorios rurales, cuyo fin es articular acciones con los diferentes niveles de

El Distrito Metropolitano de Quito es el hábitat de una gran diversidad de especies de aves, mamíferos, anfibios, reptiles y donde se registra el mayor número de especies endémicas a nivel nacional, incluso por sobre el Parque Nacional Yasuní. Algunas de estas especies están en peligro de extinción, como es el caso del oso andino (Tremarctos ornatus), la rana marsupial andina (Gastrotheca riobambae), zamarrito pechinegro (Eriocnemis nigrivestis).

Según estadísticas del Cuerpo de Bomberos de Quito (CBQ) desde el año 2014 hasta enero del presente año fueron afectadas 6.548 hectáreas por incendios forestales. Estos eventos adversos provocados, principalmente por las actividades humanas, comprometen el adecuado funcionamiento de los ecosistemas que nos brindan varios servicios ambientales como generación de oxígeno, regulación de la temperatura, captura de carbono, regulación de los ciclos del agua, etc. de los cuales nos beneficiamos todos.

Durante el 2019, según datos del CBQ, 780 hectáreas fueron afectadas por incendios forestales en todo el DMQ. Según la valoración económica realizada por la Secretaría de Ambiente y de acuerdo al ecosistema afectado las pérdidas alcanzarían algo más USD 6 millones y los valores relacionados a la restauración de dichos ecosistemas más de USD 9 millones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *