Zoo de Quito impulsa campaña de sensibilización contra el tráfico y la mascotización de tortugas

En lo que va del 2020, se han decomisado 954 animales vivos en Ecuador, en su mayoría monos, aves y tortugas, cuyo destino estimado era el mercado de mascotas.  La comercialización y mascotización de tortugas sigue siendo una actividad común, pese a ser penada por la ley. Para denuncias sobre este delito, la ciudadanía puede comunicarse al 1800- 26243683.

Detrás del tráfico de tortugas existen hechos y consecuencias poco conocidas. La cadena del tráfico de vida silvestre esconde mucho sufrimiento y destrucción a los ecosistemas. Las tortugas son sacadas de ríos y bosques cuando apenas son unas crías. Son transportadas, en algunos casos envueltas en cintas de embalar, amarradas, o cubiertas de plástico, colocadas unas sobre otras dentro de cajas de cartón o maletas. Pasan horas e incluso días sin agua y sin comida.

Ocho de cada diez individuos silvestres, víctimas de este proceso ilegal, mueren antes de llegar a su destino como consecuencia del maltrato, el miedo y el estrés. Las pocas que sobreviven son vendidas como mascotas. El destino final de estos animales es la muerte o la condena a una vida en peceras o espacios artificiales para que sobrevivan lejos de sus hábitats. En otros casos, son cazadas para el uso de su caparazón o para la venta de su carne.

Esta realidad ha impulsado al Zoológico de Quito a proponer acciones de formación ciudadana enfocadas a la no mascotización de tortugas, a través de la campaña “Las tortugas no somos mascotas”. Es necesario que la ciudadanía conozca esta problemática que afecta directamente a la salud de los ecosistemas, por tanto, “esta campaña fue planteada desde la necesidad de visibilizar el problema del mascotismo y el tráfico ilegal, para que a más gente le incomode el mascotismo de tortugas», manifestó Martín Bustamante, director del Zoológico de Quito.

Desde el 2019 hasta octubre de 2020, el Zoológico ha recibido 113 tortugas de algunas variedades, como motelo, pintadilla, mordedora o taparrabo. Inclusive, llegaron 4 tortugas de orejas rojas, una especie exótica que no es propia de Ecuador. La mayoría llegan con síntomas comunes como deshidratación, decoloración y golpes en el caparazón y laceraciones en diferentes partes de su cuerpo. Existen también ciertos casos de pacientes que llegan con fracturas en placas marginales, diarrea, ausencia de miembros pélvicos, entre otras consecuencias del mal manejo y la tenencia ilegal.

En agosto, al Zoológico llegaron dos tortugas marinas extraídas de las playas de Tonsupa durante un feriado. Este hecho lamentable despertó otra alerta grave: la extracción de crías de tortugas marinas para llevarlas a la ciudad, con la intención de convertirlas en mascotas, lo que evidencia la poca empatía de las personas hacia los animales, el desconocimiento sobre esta especie y un accionar sin conciencia ambiental.

Un problema urgente que requiere la acción ciudadana
Para fomentar el conocimiento sobre el problema del tráfico ilegal y mascotización de tortugas, la campaña “Las tortugas no somos mascotas” es impulsada por el departamento de Educación para la Conservación del Zoológico de Quito, con el apoyo del Vivarium de Quito, Equilibro Azul, Fundación Jocotoco, Red Divulga Ciencia, SaraWarmi, Fibios Comunicaciones y el Centro de Rescate de Fauna Marina del Parque Nacional Machalilla,  «Es necesario generar un trabajo colaborativo que aporte desde nuestras disciplinas a estos procesos de educación y conservación ambiental», indicó Gabriela Arévalo, directora de Educación para la Conservación del Zoológico de Quito.

Belén Calderón, comunicadora de Fundación Jocotoco, señaló que para ellos es importante esta iniciativa que ayudará a difundir el mensaje urgente de protección a especies marinas, un propósito indispensable para su objetivo de mantener a salvo nidos en Ayampe y en Esmeraldas. Por su parte, Roberto Vallejo, director de Red Divulga Ciencia, expresó que la campaña es imprescindible para que la gente conozca la realidad crítica que enfrentan las tortugas, con el fin de despiertar la empatía necesaria para fomentar mejores prácticas por el bien de la fauna silvestre.

Acciones para defender a los animales silvestres
Sé parte de este trabajo, participa de actividades programadas y comparte contenidos con el #LasTortugasNosonMascotas.

El 5, 12 y 19 de noviembre se realizarán webinar a las 17:00, en el que se abordarán temas sobre la biología y vulnerabilidad de las tortugas, proyectos de conservación y la cosmovisión, etnografía y relación cultural alrededor de las tortugas.

El Zoo Va a Tu Casa: sábado, 22 de noviembre, a las 10:30
Este proyecto, con fuerte enfoque de edu-comunicación, desarrolla dos programas educativos dirigidos especialmente a los más pequeños con una transmisión en vivo desde el Facebook del Zoo de Quito. Más info: https://www.facebook.com/events/670544923606388/

Visita Zoo de Quito y el Vivarium. Paralelamente al desarrollo de esta campaña de divulgación virtual, el Zoológico y el Vivarium de Quito invitan a la comunidad a visitarlos.

El artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) sanciona con pena privativa de libertad de uno a tres años a “la persona que cace, pesque, capture, recolecte, extraiga, tenga, transporte, trafique, se beneficie, permute o comercialice, especímenes o sus partes, sus elementos constitutivos, productos y derivados, de flora o fauna silvestre terrestre, marina o acuática, de especies amenazadas, en peligro de extinción y migratorias, listadas a nivel nacional por la Autoridad Ambiental Nacional, así como instrumentos o tratados internacionales ratificados por el Estado”. Cualquier denuncia vinculada a esta acción ilegal se debe realizar al 1800-AMBIENTE (26243683) o en el 911.

#LasTortugasNoSonMascotas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.