La mascarilla salva vidas

El uso permanente de mascarilla, el lavado permanente de manos y el distanciamiento físico ayudan para prevenir la transmisión del virus. Es por ello que la Organización Mundial de la Salud recomienda usar mascarilla de manera adecuada. Es decir, tapar correctamente la boca y la nariz.

Existen tres tipos de mascarillas en el mercado para que la gente pueda protegerse: las quirúrgicas, de tela y la KN95.

Las mascarillas quirúrgicas son descartables, se las puede usar por el lapso de tres horas. Estas protegen las salpicaduras de gotas que esparcimos las personas al hablar. Además, protegen y reducen la exposición a la saliva y las secreciones respiratorias de la persona que las usa.

En la época de pandemia, casi se ha generalizado el uso de mascarillas de tela, que van acorde con la vestimenta que utilizamos. Estas mascarillas también reducen la transmisión de COVID-19, en lugares públicos. Es importante que estas mascarillas tengan varias capas, para una mayor protección. Son lavables, personales y tienen mayor durabilidad.

Las mascarillas KN95, al igual que las quirúrgicas, son descartables y su durabilidad es de 24 horas. Son recomendadas porque bloquea el 95% de las partículas de un posible contagio del virus.

Quito hasta el 13 de noviembre tiene 59.403 casos positivos de COVID-19, según el informe epidemiológico que reportó la Secretaría de Salud al Concejo Metropolitano.

#QuitoSeCuida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.