Conversatorio sobre el trueque en Pimampiro

En el marco del taller “Emprendiendo una cultura por la vida y la ecología: mi huerto casero”, que organizan semanalmente las administraciones zonales Manuela Sáenz y Tumbaco, se llevó a cabo un conversatorio sobre el trueque o cambeo y experiencias vividas por la comunidad del cantón San Pedro de Pimampiro.

En el conversatorio estuvieron presentes Saúl Armando Chávez, alcalde de San Pedro de Pinampiro, autoridades de cultura del cantón, las dos administradoras zonales, funcionarios directivos y la comunidad que es parte de los talleres.

Sandy Campaña, administradora zonal Centro dio la bienvenida y destacó al trueque como la primera forma de hacer comercio en la humanidad. Agradeció la presencia de las autoridades y felicitó a los integrantes del taller por su participación.

Laura Puello, administradora de la zona Tumbaco destacó la importancia del trueque y más en estos momentos de pandemia que es un momento propicio para replicar experiencias como las que realiza Pimampiro.

El Alcalde de Pimampiro informó que el cantón es conocido como «Tierra del Sol» o «Tierra del Tomate» y aseguró que en la Feria del Trueque se encuentra de todo, productos de la parte alta y baja, que se pueden adquirir sin transacción económica de por medio; los productos se intercambian por el interés que la gente tiene por adquirir algo.

“Nuestros jóvenes se sienten orgullosos de su identidad y lo expresan en sus diversas formas. También los intercambios son de conocimientos y de experiencias con otras ciudades e incluso otros países”, expresó.

Gissel Pepinós funcionaria del GAD de Pimampiro presentó videos de la tradicional Feria del Trueque. Jaime Pepinós, del Departamento de Cultura de Pimampiro, dio una breve historia del trueque y del cantón, que fue creado en 1981.

Relató que cuenta con un clima seco y frío, tiene tres parroquias rurales y nueve barrios en la parroquia urbana. También dio a conocer el Plan de Salvaguarda que tiene el Municipio para mantener vigente esta feria.

“Es una verdadera fiesta que se vive y se destaca por el valor de la solidaridad y la reciprocidad, que la gente demuestra durante el intercambio de productos; por esa razón la Unesco, nos declaró Patrimonio Cultural Inmaterial, porque aquí se mezcla el pueblo afro, con el caranqui y el mestizo, porque contamos con ríos, lagunas, montañas, un geoparque mundial y muchos recursos naturales.

La intervención de Bolívar Romero, conocido como el Taita Bolívar, permitió ampliar el tema de la economía de las ancestralidades basada el trueque. “Debemos entender que hay que humanizarnos, porque no se debe dejar morir estos espacios, que permiten la transacción de las cosas sin dinero, ya que cuando hay dinero de por medio, se enriquecen solo aquellos que lucran con el trabajo ajeno”, explicó.

“El trueque es una herramienta para frenar la extracción capitalista”, aseveró; es un mecanismo de intercambio que existía en las culturas andinas para adquirir diferentes productos. Propuso crear redes con trabajo mancomunado, entre Pimampiro y Tumbaco, como el proyecto Mindalae, que hace comercio interregional, llevando productos de cada localidad, productos amazónicos, serranos, costeños, como un verdadero servicio de la comunidad a la comunidad, deberíamos hacer una réplica de lo que hace Pimampiro en Quito”, sugirió.

Katy Rojas, integrante del taller Mi Huerto Casero y moradora del sector de Tumbaco, expresó su agradecimiento por este conversatorio, ya que este tipo de iniciativas sirven para conocer el trabajo de otras parroquias, cantones y ciudades, que nos pueden servir en nuestros emprendimientos.

Adelaida Vargas, habitante del Centro Histórico, indicó que su preparación profesional le ha permitido aportar e intercambiar sus conocimientos hacia la comunidad. “Este espacio contribuye a conocer personas que nos enriquecen con su experiencia local”, expresó.

Rocío Reatiquí, técnica de la Agencia de Desarrollo Local (Adel), de la Zona Centro, informó que las capacitaciones de este taller que iniciaron durante la pandemia, tienen el propósito de incentivar a la ciudadanía a sembrar los alimentos para el consumo diario, y fomentar los valores de solidaridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.