Alarmas comunitarias y simulacro antidelincuencial para el Centro Histórico

Con el propósito de contribuir a mejorar la percepción de seguridad en el Centro Histórico de la ciudad, el Municipio de Quito, a través de la Secretaría Metropolitana de Seguridad y Gobernabilidad, en coordinación con la Administración Zona Centro Manuela Sáenz (AZMS) y la Policía Nacional, realizó la entrega de dos alarmas comunitarias colocadas en barrios históricos de la capital.

Sandy Campaña, Administradora de la Zona Manuela Sáenz, en compañía de César Díaz, Secretario de Seguridad Ciudadana, y de Krosby Riera, Comandante de la Policía Nacional del Distrito Manuela Sáenz, entregó y constató el funcionamiento de las alarmas colocadas en las calles Imbabura y Bolívar, y la otra en el sector del mercado de San Francisco, así como también, evidenciaron el simulacro antidelincuencial desarrollado en esas calles.

“Con la colocación de las alarmas, Municipio y Policía Nacional, queremos brindar una primera asistencia en caso de inseguridad, constatamos su buen funcionamiento con el simulacro, por lo que realizamos la entrega simbólica. Como Municipio trabajamos por ustedes, en coordinación con la Policía Nacional, para que se sientan seguros, y brindarles las herramientas que nos permitan trabajar de la mano con ustedes”, aseguró la administradora zonal.

Krosby Riera, Comandante subrogante de la Policía Nacional del Distrito Manuela Sáenz, recordó que la Institución Policial siempre trabaja en coordinación con el Municipio de Quito. Trabajamos por su seguridad, con planes, programas y proyectos para mantener seguras a las familias de la capital.

Por su parte, César Díaz, secretario de Seguridad Ciudadana, destacó las alarmas comunitarias como una herramienta disuasiva, porque si se hace buen uso de ellas constituye una importante ayuda, así como las capacitaciones que las instancias de seguridad ofrecen a los habitantes de los diferentes barrios del Distrito.

Las alarmas comunitarias se colocaron para atender los pedidos ciudadanos, ante la inseguridad que viven sus sectores. La Unidad Seguridad Ciudadana AZMS y la Coordinación de Gestión Participativa AZMS organizaron, en este mes, un recorrido por las calles céntricas del sector de San Roque y San Francisco, a fin de ver la posibilidad de colocar alarmas comunitarias en el sector.

La socialización e inspecciones se realizaron en compañía de los vecinos del sector, por las calles Imbabura, Rocafuerte, San Roque y por la Plaza La Victoria y luego del análisis técnico se determinó que la colocación de una de las alarmas se efectuaría en las calles Imbabura y Bolívar y la otra en el sector del mercado de San Francisco.

Jaime Cajilema, habitante del sector, mostró agradecido e invitó a la unión barrial. Considera que las alarmas son muy buenas, porque nos sentimos más seguros y estamos organizados para apoyarnos y hacer sentir a la gente que visita el Centro Histórico. “No todo es malo, que la gente puede llegar con la seguridad que ahora representa”, expresó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.