Municipio recuperó el monasterio de Santa Clara

  • Las hermanas clarisas custodian y cuidan esta joya colonial
  • La inversión fue de 288 mil dólares

Respetando la edificación patrimonial, el Municipio de Quito intervino en la regeneración del monasterio de Santa Clara que ahora luce recuperado devolviéndole su esplendor a este lugar, que es uno de los primeros fundados en la capital.

“Entregamos la restauración y conservación del monasterio de Santa Clara que tiene más de 400 años”, indicó el Dr. Jorge Yunda Machado, alcalde de Quito, durante la ceremonia realizada este miércoles 9 de diciembre.

El alcalde invitó a todos los habitantes de la ciudad, el país y el mundo a visitar “estas maravillas que, además de la historia y el arte que encierran estos espacios, tienen una espiritualidad viva”, reiteró.

En el convento de Santa Clara se ejecutaron trabajos de mantenimiento de la edificación patrimonial. Se dio prioridad a las zonas deterioradas por diversas causas como deficiencias constructivas de origen, uso intensivo de los espacios, ejecución de instalaciones de manera improvisada, deterioro de materiales constructivos por sobre exposición a agentes climáticos, filtraciones a nivel de cubierta, entre otros.

Con una inversión de USD  288 mil se realizaron varias obras: refuerzos estructurales, materiales impermeabilizantes, se adecuó la red de servicios básicos, saneamiento de humedades, acabados en pisos, paramentos y cubiertas.

Raúl Codena, director del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) indicó que se respetó la estructura original. «Son estructuras que tienen 350 años y que nuestros técnicos y especialistas han sido muy meticulosos al momento de hacer las intervenciones en estos bienes religiosos. Este es el legado de nuestro pueblo, es algo extraordinario que no se puede conseguir en otras partes del mundo».

También se efectuaron trabajos de restauración y conservación de la pintura mural, pintura de caballete respetando lo original y sus testigos históricos. Se realizaron trabajos de conservación y restauración del mobiliario de madera, retablos mampara puertas y ventanas, así como restauración de esculturas y de las estructuras metálicas.

Marianita Flores, abadesa del monasterio Santa Clara, agradeció el apoyo del Municipio capitalino para conservar esta joya arquitectónica y patrimonial. “Gracias por su trabajo y esmero en cuidar este lugar maravilloso, patrimonio histórico de la humanidad debido a su arquitectura que es única en América Latina sobre todo resaltan las cúpulas y obras de arte que se han logrado mantener como joya colonial por vuestro esfuerzo, empeño y constante trabajo.”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.