Municipio de Quito continúa con su campaña de reforestación

Como parte de la iniciativa multistakeholder Proclima, la Cámara de Industrias y Producción (CIP), junto con la Corporación de Manejo Forestal Sustentable – Comafors- se unieron a la campaña ‘Un millón de árboles para Quito’ impulsada por la Secretaría de Ambiente del Municipio de Quito. La campaña tiene como objetivo consolidar los esfuerzos de recuperación de la cobertura vegetal en áreas prioritarias de la capital.

Brigadas de voluntarios de la CIP, Comafors, Secretaría de Ambiente de Quito y de algunas empresas afiliadas al gremio participaron en la jornada denominada CIP Reforesta realizada en el sector de El Troje, en el parque Metropolitano del Sur con la plantación de especies nativas. En este lugar se produjo el grave deslave de 2017 que puso en riesgo la distribución de agua en Quito. La jornada se desarrolló el jueves 10 de diciembre.

Pablo Zambrano Albuja, presidente ejecutivo de la CIP, manifestó que estas jornadas se realizarán cada tres meses para incentivar las buenas prácticas para la recuperación de áreas verdes y el compromiso del sector privado para el cuidado del ambiente. “Apoyamos y fomentamos la participación de las empresas afiliadas en la compensación de la huella de carbono generadas por sus actividades productivas”, afirmó.

Juan Carlos Avilés, secretario de Ambiente del DMQ, de su lado, agradeció el apoyo de la CIP, sus empresas afiliadas, y Comafors. “Esta alianza público-privada también debe ser comunitaria, es necesaria para reforestar varios sectores de la capital, cumpliendo con el objetivo de que Quito cuente con más espacios verdes”.

Por su parte, Juan Carlos Palacios, director Ejecutivo de Comafors, destacó que esta actividad tiene mucha trascendencia para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). “Estamos logrando cambios. Estas movilizaciones son un aporte significativo a favor de la naturaleza. Somos agentes de cambio.”. Agradeció, también, la participación de las empresas privadas que motivan la inclusión de más actores para la recuperación de áreas en Quito.

En la jornada se cumplieron dos hitos: la siembra grupal de un arupo, al cual se lo llamó “Esperanza” como símbolo de la recuperación que vive el Ecuador y su gente luego de la crisis del COVID-19. “La esperanza de que vendrá un mejor año nos tiene que motivar, así como la esperanza de tener mejores días empezará con esta siembra”, dijo el titular de la CIP.

Asimismo, se plantaron varias especies nativas con todos los presentes y, finalmente, como un segundo hito se elevó un globo con semillas de árboles para dispersarlas en el área verde.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.