Nueva señalética turística en el DMQ

Un destino turístico debe contar de todas las facilidades que permitan a los viajeros conocer más de la localidad brindándoles motivación, información, orientación, prevención y seguridad para disfrutar de una experiencia satisfactoria.

En este sentido, el Municipio capitalino, a través de Quito Turismo y como parte de los esfuerzos que realiza para mejorar la promoción de las zonas rurales del DMQ, y con el fin de motivar la visita de estos espacios, implementó facilidades turísticas en la zona del noroccidente y en la parroquia rural de Puéllaro, que es parte de la Ruta Escondida.

Son ocho paneles informativos de atractivos, de madera inmunizada para la Reserva del Chocó Andino, Maquipucuna y Cerro La Luz. 15 pictogramas con poste y claqueta de aproximación y direccionamiento y; 1 valla informativa de la comunidad de Santa Marianita, que brindan una mejorar a la imagen de la zona.

Es importante mencionar que la señalización turística implementada, se realizó de acuerdo a los parámetros, materiales y especificaciones técnicas de acuerdo a los manuales establecidos vigentes en el país como son: Manual de Señalización Turística del Ministerio de Turismo del año 2013 y Manual de Señalización para el Patrimonio de Áreas Naturales, del Ministerio de Ambiente del 2011.

La señalética pone en valor el patrimonio natural y cultural, por lo que estas acciones fueron coordinadas con los actores locales de la zona, como emprendedores turísticos, Juntas parroquiales y la Mancomunidad del Chocó Andino.

Por otra parte, Calderón, cuenta desde el mes de noviembre con un letrero en bloque de 6,70 x 1,20, con diseño de la gente local y artesanías de la zona, otorgándole a esta parroquia rural, mayor visibilidad y mejor imagen.

Para una actividad turística segura es importante preparar el entorno natural con infraestructura y facilidades apropiadas. Una de éstas, es la señalética turística como instrumento de información que facilita una orientación a los visitantes al precisar la ubicación sobre un espacio determinado.

Para el visitante ofrece un beneficio mayor al momento de descubrir un atractivo, ahorrándole tiempo y dinero, lo que permite aprovechar ese espacio en diversas actividades de recreación, aprendizaje e interacción con el entorno y las poblaciones locales. Sin duda alguna, la señalética contribuye a la gestión del espacio turístico e incrementa la percepción de calidad en la visita, empodera a la población, y genera un sentido de pertenencia en las comunidades.

En esta época, en la que las actividades al aire libre se posicionan como un mecanismo de re-activación te invitamos a visitar las parroquias rurales de la capital, cumpliendo las medidas de bioseguridad como el uso permanente de mascarilla, lavado o desinfección de manos y mantener un distanciamiento seguro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.