La Sureña se instala en Quito con productos 100% agroecológicos

Este sábado 9 de enero se realizará la tercera edición de la Feria Agroecológica La Sureña, en el Centro Cultural Turubamba, ubicado en el pasaje S261 y Alberto Spencer, en el sector del estadio del Aucas, al sur de la capital.

Desde el inicio de la pandemia este espacio, que funciona como centro de acopio para la distribución de productos agroecológicos a domicilio, abrirá sus puertas cada 15 días para que los productores oferten sus cosechas de forma directa.

Los vecinos pueden acceder a la feria de 08:00 a 14:00, con todas las medidas de bioseguridad. El espacio, que cuenta con un lavamanos móvil para seguridad de los asistentes, forma parte de del proyecto El Futuro de la Alimentación, liderado por Heifer Ecuador, que promueve la producción agroecológica, el comercio justo, la soberanía alimentaria, el respeto y cuidado del ambiente.

Karen Salcedo, integrante de La Changa manifiesta que la pandemia fue un detonante que les abrió los ojos y les quitó esos velos. “Nosotros nos damos cuenta que debemos ser solidarios, pedir y ayudar a los demás».

El proyecto permite la distribución de productos sembrados y cosechados por cien familias productoras que cultivan alimentos que se comercializan bajo los conceptos de la agroecología: 100% libres de químicos y respetando y valorando los ecosistemas en los que habitan.

Cecilia Ponce, representante de la Fundación Heifer Ecuador en Pichincha, señala que “la pandemia fue dándonos luces de cómo responder ante las diferentes necesidades y preferencias de la gente, por eso se inició con la entrega de canastas a domicilio».

La entrega a domicilio utilizando bicicletas, ferias móviles en diferentes barrios de la ciudad y ferias permanentes en La Carolina o La Sureña son las opciones que presentan los colectivos culturales La Changa y Sur Siendo, Nina Shunku, Aya Hatari, Fundación Haifer y pequeños productores con la finalidad de reactivar su economía.

Las redes de apoyo y solidaridad comenzaron a tejerse a inicios de la pandemia. La idea era buscar una salida a la crisis económica que comenzaba a sentirse en la ciudad y el país debido al estado de excepción y la cuarentena.

Lourdes Pérez, usuaria del servicio de canastas ecológicas, indica que para ella es muy agradable recibir los productos en su casa. “No tengo que salir. Recibo aquí en mi casa y estoy comiendo algo sano sin químicos que afectan nuestra salud, además ayudamos a los pequeños productores”, reitera.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.