Clínica clandestina clausurada por la AMC funcionaba con licencia de Spa

Ante una denuncia ciudadana, este martes 26 de enero, la Agencia Metropolitana de Control, AMC, clausuró un establecimiento que funcionaba como clínica clandestina, cuando en realidad tenía licencia de spa, en el sector de Caupicho, al sur de la ciudad.

La AMC realizó esta acción legal con el apoyo de la Intendencia de Pichincha, la Secretaría de Seguridad y la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada, Acess.

Al llegar al lugar se verificó que se suministraban medicinas sin permiso alguno; además, se ofertaban tratamientos alternativos y vacunas para presuntos enfermos de COVID-19.

La AMC, en el marco de sus competencias, clausuró el establecimiento debido a que su licencia de funcionamiento estaba caducada y correspondía a un SPA; sin embargo, se evidenció que el establecimiento operaba en condiciones insalubres y poco aptas para el tratamiento de personas con alguna enfermedad.

Al ser este un establecimiento de categoría II está expuesto a una sanción de 5 a 8 remuneraciones básicas unificadas, además, de las acciones legales por parte de las autoridades nacionales competentes

Este tipo de actividades informales ponen en riesgo la salud de los quiteños, por lo que la AMC iniciará el proceso sancionador a los propietarios de esta clínica que, además de poner en peligro la vida de los pacientes, generan focos de contagio masivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.