Parque Paulo VI cambia de rostro

La rehabilitación integral del parque Paulo VI, ubicado en el barrio Hermano Miguel, al sur de la ciudad, continúa. Esta recuperación está a cargo de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas, Epmmop.

Este espacio verde tiene un área de 2 296 metros cuadrados y hasta el momento la obra registra un avance del 57% en camineras, arreglo de cancha, bordillos y gradas, pintura de veredas y construcción de bancas.

Elferes Díaz, comerciante de aguas naturales del sector, manifiesta que por más de 10 años tiene su negocio y no se habían realizado arreglos en la zona. “Felicito a las autoridades municipales por los trabajos. Con estos arreglos, mis clientes observan un espacio presentable y limpio”, sostuvo.

En Quito existen 1 681 parques barriales en diferentes sectores del norte, centro, sur y valles. En lo que va de este año, las brigadas de mantenimiento han recuperado 163 hectáreas de áreas verdes en 500 parques, mientras que personal de construcciones está rehabilitando el parque Rodrigo Pallares ubicado en Tumbaco; Matilde Álvarez al sur y La Juventud en Carapungo.

Las autoridades municipales apuestan por espacios de distracción que permitan a las personas desarrollarse en ambientes cómodos, funcionales que mejoran su calidad de vida.  Mantener en buen estado los espacios públicos también es una responsabilidad de quienes hacemos uso de ellos. La Epmmop invita a la ciudadanía a cuidar y disfrutar este parque renovado.

 

Un comentario sobre “Parque Paulo VI cambia de rostro

  • el 25 febrero, 2021 a las 6:55 pm
    Permalink

    Buenas tardes.
    Es importante el arreglo de los parques en la ciudad que se recupere los espacios verdes para acudir en compañía de la familia y disfrutar de un sano esparcimiento.
    En lo que no estoy de acuerdo es en que se utilice barandas metálicas porque trascurre el tiempo y con la falta de mantenimiento estas llegan a oxidarse, a romperse quedando como armas cortopunzantes que son un peligro para las personas, especialmente para los niños. Deberían buscar materiales alternativos para su reemplazo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.