Municipio busca categorizar los vehículos eléctricos de movilidad personal

Por las calles de Quito cada vez circulan más vehículos eléctricos de movilidad personal. Los ciudadanos se desplazan en escúteres, bicicletas eléctricas y también en motonetas.

La Secretaría de Movilidad, a través de la Dirección Metropolitana de Transportes Sostenibles ejecuta un proyecto de reforma al Código Municipal para categorizar este tipo de vehículos, según el tipo de motor.

Fernando de La Torre, director de Transportes Sostenibles, indicó que a finales de 2019 se hizo un estudio a través de una empresa consultora y a este se suman los aportes de la Empresa de Pasajeros, promotores y usuarios de scooter; con estos insumos se trabajó en el planteamiento de una reforma a la ordenanza vigente en la cual se pueda incluir normativa y regulación para los vehículos eléctricos menores personales de todo tipo, no solamente scooters.

Esta normativa contendrá una parte fundamental en lo concerniente a la categorización de vehículos que van desde patines eléctricos ligeros hasta motos eléctricas, en una gama muy amplia de este tipo de vehículos que llegan cada vez más al Ecuador sin que exista ninguna normativa nacional al respecto.

Muchos de esos vehículos tienen el peso y la potencia de una moto convencional pero como no están homologados pueden ser importados como si fueran bicicletas eléctricas y por tanto circulan por las ciclovías.

Lo que busca el Municipio de Quito es regular estos vehículos eléctricos, fomentando su uso puesto que no emiten contaminantes aéreos ni generan contaminación acústica, pero es necesario que se categoricen y cuenten con una normativa que se base en su peso y potencia por temas de seguridad en la movilidad. Con esto se podrán categorizarlos como bicicletas eléctricas, motonetas eléctricas, motos eléctricas u otros similares.

“La idea es que si estos vehículos tienen una potencia y un peso similar al de una bicicleta eléctrica, la normativa sería muy blanda y se facilitará su uso, es decir no estarían obligados a usar casco, pueden circular por ciclovías, no necesitan registros ni licencias ni pagos por registro, pero cuando son más grandes, de mayor peso y potencia, la normativa pretende regularlos para que cumplan con homologación, tengan matrícula, licencia de conducir, casco homologado y ya no podrán transitar por las ciclovías y lo hagan por las calles o avenidas del DMQ, por seguridad de todos los actores de la movilidad. En cualquiera de los casos, todo tipo de vehículo debe abstenerse por completo a transitar sobre las aceras”, indico de La Torre.

Otro de los temas de este proyecto de normativa es regular el uso de escúteres compartidos ya que en 2020 se implementó un plan piloto con dos empresas particulares de alquiler, y establecer indicadores sobre qué grupos son los que más utilizan el servicio, cuáles son las zonas más transitadas, cuál es el índice de accidentalidad, su funcionamiento de acuerdo a las condiciones climáticas y otros aspectos que han permitido alimentar el proyecto de regularización tanto para usuarios que cuentan con este medio como para las empresas que brindan el servicio de alquiler de estos medios personales de movilización.

Con la reforma a la ordenanza, el Municipio tendrá una normativa más clara en cuanto a temas de vehículos eléctricos compartidos evitando una sobreoferta del servicio y que las reglas de utilización sean claras para los usuarios.

La reforma contempla cinco categorías, para lo cual se definieron dos elementos que determinarán la categoría: la potencia del motor y el peso del vehículo, lo cual incide en su inercia (fuerza requerida para moverse y detenerse).

La idea es que mientras más potencia tenga un vehículo eléctrico estaría en el rango de aquellos que requieren revisión técnica vehicular, matrícula y poseer un tipo de licencia para conducirlos.

El avance de esta normativa está en el 96% y cabe destacar que en la revisión de la categorización de vehículos de la ordenanza apoyan la ONU Ambiente, IDIADA, Zaragoza Logistic Center, Centro Mario Molina y UEMI (Urban Electric, Mobility Initiative), de Wuppertal Institute (Berlín-Alemania).

“Yo calculo que, a fines de abril de 2021, terminaríamos con el estudio de la ordenanza y una vez que esté terminada se le presentará al Alcalde para su conocimiento, y a través de la Comisión de Movilidad se de tratamiento a la reforma de la ordenanza”, señaló de La Torre.

Finalmente, explicó que no se busca que no se usen estos vehículos eléctricos personales, al contrario, se pretende establecer estímulos como no acogerse al Hoy Circula, costos menores de registro o matriculación, mayores seguridades para los usuarios y una buena organización de la movilidad en el DMQ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *