Infractores realizan labor comunitaria en centros de vacunación

Con el afán de que la ciudadanía cumpla con sus obligaciones administrativas ante el levantamiento de un acto de inicio, la Agencia Metropolitana de Control (AMC) ha dispuesto la opción de realizar trabajo comunitario para saldar sus deudas.

Aquellas personas que fueron sancionadas por libar en el espacio público ($200) o por no utilizar mascarilla ($100) pueden acogerse a estas labores, teniendo una sanción de 20 horas a libadores y 50 horas a quienes no utilizaban cubrebocas.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria, más de 300 personas, quienes en su mayoría no contaban con los recursos para cubrir con el rubro establecido, han optado por esta empática modalidad, participando en mingas, actividades de reforestación, control y limpieza de quebradas, limpieza de la ciudad, arreglos y pintura de zonas urbanas y ahora, en el marco de la emergencia sanitaria, brindan apoyo en los centros de vacunación.

En su mayoría, quienes adoptan el trabajo comunitario son jóvenes, los cuales han podido desarrollar su empatía al colaborar en la organización y ayuda a adultos mayores en los diferentes puestos de vacunación.

Este lunes 3 de mayo, 5 infractores acudieron al Centro de Convenciones Quito a cumplir con sus obligaciones y a entender que un descuido puede cobrar la vida de las personas más vulnerables.

“Brindamos facilidades a la ciudadanía porque nuestro afán no es causar un daño, sino ayudarles a entender que el virus no es un juego. En estos momentos críticos debemos ser corresponsables” afirmó Gabriela Obando, supervisora metropolitana de Control.

Este tipo de actividades permiten que la ciudadanía tome conciencia de sus actos y por ende no incumpla la normativa metropolitana.

La AMC continuará efectuando labores de control y sanción desde la empatía, como uno de sus pilares de gestión.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.