Varias fiestas clandestinas fueron suspendidas en Quito

Los operativos iniciaron a las 20:00. Personal de la Policía Nacional, el Ejército, Agentes Metropolitanos de Control y Tránsito, Intendencia, Secretaría de Seguridad, y Cuerpo de Bomberos realizaron recorridos, en todo el Distrito Metropolitano, con la finalidad de controlar que se cumpla con el toque de queda dispuesto por el gobierno nacional.

Lastimosamente la gente, en este tercer fin de semana de confinamiento, no entendió que debe quedarse en casa y cumplir con las disposiciones generadas en el estado de excepción.

Fiestas clandestinas y consumo excesivo de licor, incumplimiento del toque de queda, manejar en estado de embriaguez, libadores en el espacio público, restoranes que hacían caso omiso a la disposición de cerrar sus puertas a las 20:00 fueron escenas que se observaron a lo largo del recorrido por el Comité del Pueblo, La Bota, El Inca y Nayón.

César Diaz, secretario de Seguridad y Gobernabilidad, señaló que, a diferencia del anterior fin de semana, lamentablemente, en este día se vieron más incivilidades por parte de la ciudadanía.

En el sector de Quitumbe se intervino en una fiesta que tenía 200 personas, sin medidas de bioseguridad, consumiendo bebidas alcohólicas. En esta fiesta se encontraban 55 menores de edad que fueron retirados por sus padres.

“Los ciudadanos todavía no entienden que estamos viviendo una situación crítica, caótica en lo que tiene que ver con la infraestructura hospitalaria. No entendemos todavía que nuestras vidas están en nuestras manos, depende de cada uno el cuidado y la defensa de la misma”, reiteró César Diaz.

Las cosas no cambiaron mucho en los otros lugares visitados: cinco fiestas clandestinas, clausura de tres locales donde se expendían bebidas alcohólicas, además de la detención de personas que portaban armas cortopunzantes, y conductores ebrios que violaban el toque de queda.

Daniela Valarezo, intendenta de Policía de Pichincha, indicó que tenía una esperanza de que los ciudadanos cumplan con el decreto ejecutivo y el estado de excepción. “Durante dos semanas las fiestas clandestinas se redujeron, pero esta se incrementó de manera importante”, señaló.

“La mayor parte de los quiteños, como podemos ver, se han quedado en sus casas, pero esta poca cantidad de personas que incumplen pone en peligro a todos los quiteños. Entonces así sean pocos eventos o en distintos distritos de la ciudad estas acciones ponen en riesgo la vida de todos”, concluyó.

Los operativos de control continuarán este sábado y domingo. Los ciudadanos deben saber que el estado de excepción rige hasta el 20 de mayo y en ese se señala el toque de queda desde las 20:00 del viernes hasta las 05:00 del lunes.

Cuidarse, obviar las visitas innecesarias, utilizar de manera adecuada la mascarilla y evitar aglomeraciones, son medidas que salvan vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.