Bacheo nocturno continúa en las calles de Quito

Cristina Almagro, Leonardo Andino, Fernando Montalvo, Kléver Pilco, Jhon Pulupa se acercan a coger las herramientas (picos, palas, carretillas). Todos bien abrigados, con su mascarilla, una gorra, botas y el chaleco reflectivo para no pasar desapercibidos durante la noche.

El tráfico disminuye y con la colaboración de los Agentes Metropolitanos de Tránsito colocan los conos, cierran la calle y direccionan a los conductores y peatones.

Todos se reúnen en una especie de círculo irregular y una voz firme habla con ellos. “Compañeros buenas noches, como todos los días iniciamos una nueva jornada laboral, somos un equipo y aquí estamos un día más para servir a nuestra ciudad con la bendición de Dios. Vamos con todo…” dice José Luis León, inspector de la brigada de mantenimiento vial autodenominada “Los Guerreros”.

Entonces, unos comienzan a picar el asfalto deteriorado y otros a retirarlo con las palas. Cristina palea y pone sobre la carretilla para que Jhon se lleve ese material. Esta vez les tocó trabajar en una zanja ubicada en las calles Geovanny Calles y Padre Luis Vaccari en Carapungo.

El área de intervención es relativamente grande, aproximadamente el mantenimiento vial abarca un área de 77m2. Allí, dice el inspector, se colocará aproximadamente tres metros cúbicos de asfalto en caliente.

Jhon lleva ya varias carretillas y decide tomar un breve descanso. En su rostro se observa muchas gotas de sudor que se iluminan con la poca luz de los vehículos al pasar. “Estas gotitas de sudor son por mi familia y las dedico a mi madre que me mira desde el cielo. Por favor este trabajo es duro y estamos trabajando por la ciudad, no paramos, pronto llegaremos a sus barrios, tengan paciencia”.

La zanja está limpia, el rodillo compacta el suelo donde irá el asfalto. Leonardo toma un balde donde se encuentra el RC-250 que lo esparce sobre toda el área, su función es mejorar la adherencia del asfalto a la vía. El supervisor da la voz de alerta para que se acerque la volqueta, en el cajón está Fernando con una pala y comienza a regar la mezcla caliente.

Abajo están todos los demás con las palas distribuyendo minuciosamente el material sobre la vía. La luz tenue, la noche, los silencios, el sonido de las máquinas y el asfalto en caliente que cae a la vía provoca un vapor que vuelve al ambiente un poco tétrico. Sin embargo, eso se rompe cuando todos empiezan a bromear y reír como una familia.

Después se acerca don Manuel Muzo, operador del rodillo, que con una magistral técnica hace una compactación vibratoria adecuada del material colocado… Terminaron, pero la jornada aún sigue y se dirigen a unos metros más al norte donde hay otra zanja, más pequeña pero el proceso se repite. Esa noche llegaron hasta Calderón en la calle Carapungo. En total atendieron alrededor de 20 baches más aparte de las zanjas que fueron de una extensión importante. En ocasiones, cuando solo son baches, intervienen más de 100.

Diariamente las brigadas de mantenimiento vial de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas –Epmmop- atienden un promedio de 600 intervenciones entre baches, zanjas y adoquinado, hay ocasiones que superan las mil.

2 comentarios sobre “Bacheo nocturno continúa en las calles de Quito

  • el 17 junio, 2021 a las 1:11 pm
    Permalink

    Por favor bacheo y repavimentación en la calle Machala, sector Mena del Hierro, ya son algunso meses que los baches están abiertos y son cada vez más grandes y profundos

    Respuesta
  • el 14 diciembre, 2021 a las 10:14 am
    Permalink

    Buenos días señores de bacheo. Mi nombre es Marcia Viera ,Hay un gran hoyo en la calle principal Pedro castillon que es donde se encuentra el bache y José Rodríguez la trasversal de referencia esto es en el sur en la ciudadela Ibarra ,por esa calle pasa el corredor de buses desde Quitumbe la merced A5 y el bache está muy grande y esta junto al rompevelocidades esto es más malo porque por la noche hay carros que no ven el hueco y pasan rápido el rompevelocidades y terminan cayendo de frente en el bache. Y por la lluvia y el paso constante de los buses está haciéndose cada vez más grande y peligroso este bache . Gracias por su gentil atención..

    Respuesta

Responder a Marco Trujillo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.