La Capilla de la Medalla Milagrosa recupera su esplendor

La capilla de la Medalla Milagrosa del convento de San Carlos, en el Centro Histórico de la ciudad, luce renovada gracias a los trabajos de mantenimiento e impermeabilización de cubiertas y conservación de la pintura mural que realizó el Municipio de Quito, a través del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP).

Este miércoles 9 de junio, el alcalde de Quito, Dr. Jorge Yunda Machado, entregó esta obra que se une a las 19 capillas, conventos e iglesias que han sido recuperadas y rehabilitadas.

Yunda resaltó la importancia de cuidar y recuperar los bienes patrimoniales porque son parte de la cultura y la espiritualidad viva que tiene el Centro Histórico. Además, agradeció todo el trabajo desplegado por las hermanas de la caridad. Son 150 años de apoyar a los habitantes más pobres y vulnerables de la ciudad.

“Tenemos esta maravilla de Centro Histórico. No solamente con la arquitectura sino con toda la espiritualidad viva: todavía están aquí los hermanos, padres, hermanas, monjitas y creo que todo esto le da toda una característica muy interesante a este patrimonio vivo que tenemos en el Centro Histórico, los quiteños”, recalcó el burgomaestre.

La inversión realizada en estas obras es de aproximadamente $ 104 mil, como parte del compromiso del Municipio de Quito con el patrimonio de la ciudad. Yunda entregó los trabajos de rehabilitación de este espacio que conserva la arquitectura monumental religiosa, poniéndola en valor para la ciudadanía.

Sor Mercedes Romero, directora de la escuela fisco misional San Carlos, agradeció el trabajo realizado por el Municipio de Quito. «La capilla está hermosa, la han recuperado al 100%. Antes al agua se caía. Estamos muy felices porque la capilla está digna de recibir a todos los peregrinos que vengan», dijo.

Los trabajos incluyeron saneamiento de humedades en el piso, conservación de la hermosa pintura mural que representan varios paisajes, pero debido a que presentaba deterioro no pudieron ser completadas en su totalidad y se dejaron vestigios de su existencia.

Además, se realizó el cambio de iluminación para un ahorro energético y una mejor conservación de los bienes muebles que se encuentran en este espacio.

La capilla de la Medalla Milagrosa fue construida en el siglo XVII, pero después del terremoto de 1755 fue reconstruida en su totalidad y entregada a la Compañía Hijas de la Caridad, en el siglo XIX.

Raúl Codena, director del IMP destacó que “con la rehabilitación de la capilla, podemos conservar y proteger los bienes históricos religiosos y culturales de la capital”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.