Obras de mitigación continúan en Río Monjas

  • Alcalde de Quito recorrió sector Jesús Bolaños

El trabajo conjunto del Municipio de Quito y la Prefectura de Pichincha permite continuar con las obras de mitigación de riesgos en la quebrada del río Monjas, en el sector Jesús Bolaños, puente La Pampa.

El alcalde de Quito, Dr. Jorge Yunda Machado, la tarde de este miércoles 9 de junio, realizó un recorrido para observar el avance de las obras.

El muro de contención que se construye en esta zona va tomando forma, la excavadora realiza el dragado del río Monjas retirando tierra y piedras para que vuelva a su cauce normal.

El Municipio de Quito, a través de Epmaps, Epmmop, Secretaría de Seguridad y Emseguridad, trabajan en tres sectores del río Monjas El Colegio, Libertadores y Jesús Bolaños, en el sector norte, en la quebrada de Caupicho, al sur de la ciudad y tienen georefenciados 15 puntos que representan un riesgo para la ciudad.

“Si realmente los problemas que tenemos en las cuencas hídricas de Quito son heredados de muchísimas décadas. Hoy estamos trabajando en conjunto. Creo que todas las autoridades tenemos que meter mano para lograr controlar especialmente el río Monjas, donde a través de los años su cauce ha ido mermando los terrenos aledaños y poniendo en peligro a varios barrios, a los ciudadanos. Estamos trabajando justamente para mitigar esos riesgos”, indicó el Alcalde de Quito.

El Municipio capitalino brinda respuesta y atención prioritaria en temas de erosión hidráulica del cauce, socavamiento lateral, inestabilidad de taludes, erosión, con el Plan de Acción Emergente que contempla medidas en el corto, mediano y largo plazo y de esta manera reducir las vulnerabilidades y riesgos en áreas críticas de la cuenca del río Monjas.

José Negrete, ingeniero del Consejo Provincial de Pichincha, manifestó que el trabajo que vienen realizando es la estabilización de los taludes y el dragado del río Monjas en el sector de La Pampa.

Varios problemas tienen las quebradas de Quito, como son los movimientos en masa que desestabilizan los taludes y provocan colapsos importantes. Las intensas lluvias, el desalojo de escombros y basura, las descargas domésticas, todo esto ha producido la modificación del curso de los ríos ocasionando un riesgo para quienes se ubican en estos sectores: asentamientos Humanos y construcciones residenciales regulares e irregulares dentro de franjas de protección de accidentes geográficos, sin tomar en cuenta los retiros.

Yunda reiteró que los vecinos deben recordar que las quebradas no son para botar escombros ni basura. “Conjuntamente con las autoridades y las mingas ciudadanas recuperemos nuestras quebradas, son ecosistemas, son pulmones de la ciudad. Debemos dar ese cambio cultural”, dijo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.